.

BARCELONA, 23 (EUROPA PRESS)

Cuatro empresas catalanas se han aliado para iniciar la investigación conjunta de un fármaco que frene los síntomas de la Demencia con Cuerpos de Lewy (DCL), la segunda más frecuente tras la enfermedad de Alzheimer. La iniciativa tiene un presupuesto de 600.000 euros en tres años y cuenta con ayudas de la Conselleria de Trabajo e Industria de la Generalitat.

En el proyecto, denominado Neurocure, participan las empresas Oryzon Genomics, Advancell, Crystax y Laboratorios Esteve, ubicadas en el Parque Científico de Barcelona, e implicará a más de 20 científicos.

El conseller de Trabajo e Industria de la Generalitat, Josep Maria Rañé, que asistió a la presentación de la iniciativa, aseguró que el proyecto constituye «un ejemplo concreto» del modelo de crecimiento económico que plantea el Gobierno catalán, basado en la colaboración entre los centros de conocimiento, la empresas y la administración.

Además, Neurocure se enmarca en el proyecto de la Generalitat de crear en Catalunya un clúster tecnológico puntero a nivel internacional en biotecnología. El proyecto recibirá un 30% de financiación del Gobierno catalán, a través del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial (CIDEM).

El director Oryzon Genomics, Carlos Buesa, destacó que para lograrlo «es importante la colaboración de un entorno académico fértil y la implicación de empresas que funcionen». Se felicitó porque «por fin» las empresas farmacéuticas catalanas «empiezan a confiar» en las biotecnológicas españolas, lo que calificó de «crucial».

Por su parte, el miembro del Comité Ejecutivo de Laboratorios Esteve Antoni Esteve aseguró que «asumimos el reto planteado por la Generalitat» y consideró que este iniciativa «es la manifestación de que vamos por el buen camino».

PROYECTO DE RIESGO.

El director general de Avancell, Lluís Ruíz, advirtió de que este es un negocio «de altísimo riesgo», ya que «nos queda mucho tiempo por recorrer» hasta encontrar un fármaco que detenga la enfermedad.

Rañé consideró que el mundo científico y el empresarial «han de tener otra actitud de cara al riesgo», dado que «tenemos unos estándares de seguridad que facilitan arriesgarse con más seguridad» y alcanzar así una economía con sectores competitivos a nivel internacional.

Neurocure se originó a partir de la identificación de una proteína implicada en el desarrollo de la DCL –una diana farmacológica– por parte de Oryzon Genomics. Esta proteína es clave en el proceso que utiliza la neurona para deshacer las proteínas que ya no le son útiles.

Su mal funcionamiento puede implicar la aparición de los denominados cuerpos de Lewy, que pueden terminar por matar la neurona y desencadenar un proceso neurodegenerativo.

La DCL afecta a 26 de cada 100.000 habitantes y su incidencia aumenta entre los 80 y los 84 años de edad, perido en la que la sufren 93 de cada 100.000 habitantes. Esta es una enfermedad «terrible» que «desarrolla síndromes motores y psicóticos muy acentuado», según Buesa.