.

El presidente de la Sociedad de Toxicomanías alerta de «cambios serios y preocupantes», con más ingesta de cocaína y cannabis

LOGROÑO, 24 (EUROPA PRESS)

El Palacio de Congresos de La Rioja acogerá del 2 al 5 de marzo el II Foro Iberoamericano de Trastornos Adictivos y el Congreso Nacional de la Sociedad Española de Toxicomanías, dos citas que reunirán a más de 300 expertos de más de una decena de países para abordar las últimas novedades en materia de drogadicción, desde la ingesta de cannabis en la adolescencia a las drogas en el ámbito laboral, del ocio, el deporte o las psicosis inducidas por el consumo.

El consejero de Salud del Gobierno de La Rioja, Pedro Soto, el comisionado regional para la Droga, Juan del Pozo, y el presidente de la Sociedad Española de Toxicomanías, José Carlos Pérez de los Cobos, presentaron hoy las jornadas, que congregarán a expertos en prevención, investigación y tratamiento de las drogodependencias en un momento en el que, según indicó el máximo responsable de la sociedad de toxicomanías, «se están dando cambios muy serios y preocupantes».

Cambios que derivan de las variaciones en el consumo, que en España se centran en la cocaína y el cannabis. Hay un estudio, según reveló, que dice que España, Reino Unido y Estados Unidos son los tres países donde el 2 por ciento de su población reconoce haber consumido cocaína en el último año.

Igualmente, se calcula que en torno al 22 por ciento de los españoles entre 14 y 19 años que afirman haber consumido cannabis en el último mes, un dato alarmante, porque son personas que todavía no tienen el sistema nervioso madurado. El responsable de la Sociedad de Toxicomanías recalcó que los profesionales son muy sensibles a estos cambios de consumo, porque desaparecen unos problemas «pero aparecen otros nuevos».

Por ejemplo, la ingesta de cannabis entre los adolescentes, algo que preocupa porque tiene poder de adicción y es un obstáculo importante en la edad escolar. De hecho, está relacionado con el fracaso escolar, pese a que la gente joven cree y asume que tomar cannabis es menos dañino o perjudicial que fumar un cigarrillo.

Pérez de los Cobos aseguró que España es en este momento un país «muy potente» en el tratamiento de las adicciones, potencia que ha conseguido después de la «dura experiencia» que atravesó en la década de los 80 por la extensión del consumo de heroína. Eso le obligó a redoblar los esfuerzos y le ha convertido ahora en un país «muy potente en asistencia básica». Por eso, y por su «programa científico atractivo», el congreso atrae a expertos de «talla internacional».

Hay ya más de 130 personas inscritas pertenecientes a todos los ámbitos, profesionales, del terreno municipal, autonómico, de la medicina privada o especializada. Están confirmadas, asimismo, 120 ponencias y comunicaciones y entre 85 y 90 ponentes de diferentes partes del mundo, desde España a Brasil, Chile, Perú, México, Cuba, Portugal, Austria, Holanda, Costa Rica o Estados Unidos, que tiene un organismo estatal (el Instituto de Abuso de Drogas) que representa el 85 por ciento de la investigación que se realiza en todo el mundo.

El presidente la Sociedad Española de Toxicomanías recalcó que los temas que se abordarán están «muy adaptados a la situación actual». Por ejemplo, se estudiará el consumo de algunas drogas (como la cocaína) en el medio laboral. La cocaína, según dijo, no tiene todavía un tratamiento farmacológico efectivo, aunque es un tema que se está investigando, y hay experiencias de tratamientos psicosociales que sí han resultado positivas.

El miércoles 2 de marzo, el Foro Internacional -que es la antesala del Congreso nacional y cuenta con apoyo del Plan Nacional de Drogas del Ministerio de Sanidad- se centrará en debatir en mesas de trabajo la intervención en menores, la cooperación internacional, las investigaciones transnacionales y los daños del éxtasis al cerebro. También habrá un taller sobre el abordaje práctico del tabaquismo para personal de enfermería. Después, y a lo largo de tres días, se hablará sobre cannabis en la adolescencia, trastornos por el consumo de alcohol, deporte y consumo de sustancias o la genética de los trastornos adictivos.