.

El 80% de los fumadores de la región fuma en su puesto de trabajo

SANTANDER, 24 (EUROPA PRESS)

El 57,6% de los trabajadores cántabros cree que debe permitirse fumar en el centro de trabajo, si bien el 46,9% propone que haya zonas restringidas para ello, según se desprende de los resultados de un estudio elaborado por el Club de fumadores para la tolerancia, cuyo director, Álvaro Garrido, presentó hoy en Santander estos resultados.

Garrido explicó que el 42,4% de los encuestados en Cantabria se confiesa fumador y el 80% de ellos reconoce que fuma mientras trabaja.

Además, el 78,8% de los encuestados trabaja en lugares cerrados, pero sólo el 21,7% asegura que su empresa le prohíbe expresamente fumar. Frente a ello, un 49,2% sostiene que en sus centros de trabajo está totalmente autorizado fumar y un 29,1% afirma que se han habilitado espacios para fumadores.

Precisamente, el 48,4% de los trabajadores se muestra partidario de habilitar espacios específicos para fumar y el 51,6% apuesta por que se destinasen unas zonas para fumadores y otras para no fumadores.

Respecto a la regulación del consumo de tabaco en el centro de trabajo, el 74% de los cántabros encuestados cree que debe acordarse entre empresarios y trabajadores y rechazan por tanto que sea el Estado el que legisle al respecto. Frente a la regulación nacional, el 46,7% apelan a la tolerancia, el respeto y el diálogo y un 9,7% reivindica la libertad individual.

A nivel nacional, la encuesta «Fumar en el centro de trabajo», realizada a través de 1.800 entrevistas, pone de manifiesto que los trabajadores españoles se muestran tolerantes con el consumo de tabaco en sus oficinas y son contrarios a la prohibición.

El sondeo refleja que la mayoría de los trabajadores aboga por el diálogo y considera que, antes de implantar una prohibición, el Gobierno debe permitir que se llegue a un acuerdo entre trabajadores y empresas. De hecho, creen que sería una decisión «más correcta y tolerante que imponer medidas tan restrictivas e intransigentes como las previstas» por el borrador de anteproyecto de ley de prevención del tabaquismo, según indicó Garrido.

EN PELIGRO LA CONVIVENCIA

A juicio del Club de Fumadores por la Tolerancia el anteproyecto de ley «pone en peligro la convivencia pacífica entre fumadores y no fumadores» y por ello demandan que «el Ejecutivo deponga su actitud y rectifique la decisión de prohibir el consumo de tabaco en los centros de trabajo sin excepciones».

Según dicen, «la futura norma no contempla el posible entendimiento entre las partes implicadas, trabajador y empresa, y pretende crear una confrontación que hasta el momento no había existido». «El Ministerio obvia que donde existe un acuerdo de voluntades, no caben las prohibiciones y en España, hasta el momento, los conflictos planteados en el trabajo por el consumo de tabaco se solucionaban por la vía más lógica, la del diálogo», agregan.

Para combatir la propuesta del Gobierno, el Club ha puesto en marcha varias acciones «para ayudar a que la sociedad exprese su malestar ante las medidas prohibicionistas». Así, en los estancos se pueden conseguir postales, que serán después remitidas a La Moncloa, en las que los interesados pueden apoyar la postura del colectivo.

Por otra parte, se ha habilitado una sección en la web del Club http://www.clubfumadores.org en la que todos aquellos que compartan su postura pueden enviar mensajes de adhesión. Igualmente, se ha redactado un manifiesto en favor de la libertad, el diálogo, el respeto y la tolerancia, que será presentado al término de la campaña «Fumar en el centro de trabajo. Ahora van a por los fumadores, ?y después?».