.

La CE advierte de que España y otros doce países pueden disponer de productos contaminados con esta sustancia

BRUSELAS, 24 (EUROPA PRESS)

El Comité de Seguridad Alimentaria de la Unión Europea, formado por expertos de los 25 Estados miembros, estudia hoy el alcance en la UE de la contaminación por el colorante «Sudan 1» en productos alimenticios, después de que Londres informase ayer por segunda vez al resto de capitales europeas de la situación actual en el mercado británico, informó hoy el portavoz de Sanidad y Protección de los Consumidores de la Comisión Europea, Philip Todd.

La Comisión Europea advirtió hoy de que España y otros doce países –Bélgica, Chipre, Dinamarca, Grecia, Reino Unido, Francia, Irlanda, Italia, Malta, Países Bajos, Portugal y Austria– pueden disponer en sus mercados de varios productos contaminados con este colorante nocivo, debido sobre todo a importaciones procedentes del Reino Unido.

La contaminación se localizó en primer lugar en Italia en una salsa picante y la compañía afectada alertó de la presencia de este colorante a su proveedor británico. Tras ello, las autoridades británicas procedieron a varias pruebas y comprobaciones en este producto y otros, que dieron resultados positivos de contaminación en 20 de los 200 recipientes analizados

El Gobierno británico informó tras este descubrimiento al resto de capitales europeas de este caso el 18 de febrero y les advirtió de la posible existencia de alimentos con este colorante «Sudán 1» en sus respectivos mercados. En la jornada de ayer, el representante británico actualizó la información al citado comité de la UE.

La Agencia de Seguridad Alimentaria británica (FSA) ordenó el pasado lunes la retirada de 60 alimentos por la existencia de «Sudán 1» en ellos, entre ellos salsas, salchichas, pizzas, comidas preparadas y sopas instantáneas que se encontraban en grandes superficies.

Este anuncio elevó a 419 el número de productos cuyo retirada exige la FSA desde hace seis días. Más de 300 empresas están afectadas por esta petición de retirada, informaron los medios británicos. El «Sudan 1» es un producto cancerígeno, que normalmente sirve como colorante rojo para productos como disolventes, ceras o betún para el calzado.

Desde junio de 2003, está prohibida para su presencia de alimentos de la UE. Bruselas recordó que su presencia natural en alimentos es imposible.

El comisario de Salud y Protección de los Consumidores, Markos Kiprianou, lamentó en un comunicado que, después de 18 meses desde la adopción de una decisión por parte de Bruselas sobre el establecimiento de un régimen de control, «algunos operadores industriales no hayan asumido sus responsabilidades y hayan retirado de sus almacenes el material afectado».

Por ello, les advirtió de que si no actúan con diligencia, serán los Estados miembros los que tomen las «medidas necesarias para forzarles a cumplir» con las exigencias. La salsa picante encontrada en Italia había sido importada en 2002.