.

LYON (FRANCIA), 2 (EP/AP)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estudia ampliar a 2,5 millones sus dosis de vacunas contra la viruela como parte de las precauciones a adoptar contra un hipotético ataque bioterrorista, según anunció hoy Brad Kay, coordinador de la división de la OMS para acciones en caso de epidemias accidentales o deliberadas.

«Necesitamos reservas de vacunas, esos medicamentos esenciales», dijo Kay, que participó en un congreso de la Interpol sobre bioterrorismo.

La viruela es una de las seis enfermedades altamente mortales clasificadas en la «Categoría A», que los expertos creen podrían emplearse como arma biológica. Otras son el ántrax, la tularemia, el botulismo y virus como el Ebola.

Kay dijo a los periodistas que la OMS está inmersa en «muchas conversaciones para efectuar una ampliación muy grande» de su acceso a las vacunas para la viruela por medio de una reserva «virtual», que implica mantener registros de las reservas en todo el mundo que podrían ser solicitadas si se requiere. En caso de emergencia, Kay dijo que «la pequeña cantidad de que dispone la OMS no servirá de gran cosa».

El funcionario también enfatizó la importancia de que hospitales, científicos y agencias de salud pública compartan información a nivel internacional, lo que podría ayudar a hacer frente a un brote natural o a un ataque terrorista.

«Desconocemos lo que llegará a padecer la gente», señaló, «pero sí sabemos que el estar preparados para identificar enfermedades, el ser capaces de curarlas y el poder reunir a especialistas de salud pública es crucial para un control efectivo de cualquier situación que enfrentemos».