.

BARCELONA, 4 (EUROPA PRESS)

La toxina botulínica es un tratamiento eficaz contra la hiperhidrosis –una enfermedad que consiste en el exceso de sudoración y que afecta a la vida personal y profesional de las personas que la padecen–, según un estudio realizado por varios dermatólogos de España, Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Suiza y Reino Unido.

En la investigación llevada a cabo, en la que participó el jefe de servicio de dermatología del hospital Ramón y Cajal de Madrid, Pedro Jaén, se concluyó que el tratamiento es bien tolerado por las personas que lo reciben.

El estudio se publicó en el «British Journal of Dermatology» y en uno de los ensayos que presenta, realizado a 320 personas durante 16 semanas, más del 95% de las personas tratadas con la toxina mostraron una rápida mejora.

Pedro Jaén afirmó que la toxina botulínica «ha obtenido el mejor nivel de satisfacción entre los pacientes, y es también el tratamiento de referencia para los dermatólogos».