.

ORLANDO (ESTADOS UNIDOS), 8 (EUROPA PRESS)

El fármaco besilato de amlodipino, comercializado por Pfizer como «Norvas», reduce en un 25% más los casos de muerte cardiovascular y en un 15% más la mortalidad total que atenolol, según se desprende de los resultados preliminares del estudio ASCOT, presentados hoy en Orlando (Estados Unidos) en el transcurso del Congreso Anual del Colegio Americano de Cardiología.

El estudio demuestra también que en los pacientes tratados con «Norvas» hubo un menor número de accidentes cerebrovasculares, de eventos coronarios y una menor probabilidad de desarrollar diabetes.

Según señala Pfizer, el estudio ASCOT, uno de los más importantes realizados en pacientes hipertensos, ha sido interrumpido antes de la fecha prevista para su finalización, ya que se ha observado que los pacientes que seguían un régimen terapéutico basado en «Norvas» experimentaron beneficios cardiovasculares.

«Está claro que, basándonos en estos datos preliminares del ASCOT y en los estudios previos, los pacientes que reciben Norvas para reducir la presión arterial obtienen beneficios cardiovasculares», afirmó el doctor Joseph Feczko, presidente de Desarrollo de Pfizer.

El estudio ASCOT comenzó en 1998 bajo la dirección de un comité independiente de expertos y fue patrocinado por Pfizer. En este estudio, en el que han participado casi 20.000 pacientes, el objetivo era comparar la reducción de eventos cardiovasculares en pacientes hipertensos con varios factores de riesgo cardiovascular, mediante un tratamiento basado en besilato de amlodipino frente a un tratamiento estándar basado en un beta bloqueante (atenolol).

El laboratorio indica que a los pacientes tratados con «Norvas» se les podía asociar perindopril y «Carduran Neo» en caso de necesitar un mayor control de las cifras de presión arterial. Del mismo modo a los pacientes tratados con atenolol se les podía asociar un diurético y «Carduran Neo».

Además, un subgrupo de los pacientes con niveles normales o ligeramente elevados de colesterol, fueron tratados aleatoriamente con atorvastatina o placebo para evaluar las ventajas cardiovasculares de la reducción del colesterol. Esta parte del estudio ya fue suspendido en Noviembre de 2002 por la misma causa: ventajas significativas en la reducción de eventos cardiovasculares observadas con atorvastatina.

A juicio del doctor Feczko, «el ASCOT ha puesto de manifiesto las ventajas que Norvas, Cardyl y Zarator proporcionan a los pacientes hipertensos que también tienen otros factores de riesgo cardiovascular».