.

BARCELONA, 10 (EUROPA PRESS)

España costea al año 60.000 fracturas de cadera derivadas del impacto de la osteporosis, lo que supone un gasto de 500 millones de euros, según informó hoy el jefe del Servicio de Traumatología del Hospital del Mar de Barcelona, Enric Cáceres. La mayoría de estas roturas se producen a partir de los 65 años de edad.

En el caso de Cataluña, este tipo de fracturas se han duplicado en los últimos diez años, al pasar de 4.000 a 8.000 roturas de este tipo, debido principalmente al mayor envejecimiento de la población, advirtió la jefa del Servicio de Rehabilitación del Hospital Vall d»Hebron de Barcelona, Amparo Cuixart.

Las fracturas derivadas de la osteoporosis se producen por el impacto de esta enfermedad, que se caracteriza por una disminución de la resistencia ósea y un aumento de la fragilidad del hueso, que se da especialmente en las mujeres que ya han superado la menopausia.

El 30% de los afectados por una rotura de cadera fallecen durante el primer año y tras haber superado con éxito la operación quirúrgica, según Cáceres. «A partir del segundo año, la tasa de mortalidad de este colectivo se equipara con el resto de la población», precisó.

El impacto de estas fracturas en la población española y las fórmulas para intentar reducirlas serán los aspectos que hoy se debatirán en la I Reunión Catalana de Prevención Secundaria de la Fractura de la Osteoporosis que se celebra en Barcelona.

MÁS DE LA MITAD NECESITAN EL BASTÓN PARA ANDAR.

Más de la mitad de personas que sufren una fractura de cadera y que superan con éxito la intervención quirúrgica y el periodo de rehabilitación necesitan la ayuda de un bastón para poder caminar, señaló Cuixart.

En los últimos años, el periodo de hospitalización de estas personas ha disminuido de forma progresiva, aunque actualmente esta fractura continúa liderando el ránking de días de ingreso en un centro sanitario, con una media de 15 días.

Ambos expertos señalaron que una de cada tres personas sufrirá una fractura a causa de la osteoporosis a partir de los 65 años de edad. Sin embargo, muchas de estas fracturas se inician antes de estas edades.

Alrededor de los 50 años de edad se producen algunas fracturas de muñeca, después de tipo vertebral, que muchas veces cursan a través de una lumbalgia, y finalmente se produce una rotura de cadera, considerada la lesión más grave, según Cuixart.

EXPOSICIÓN AL SOL Y DIETA RICA EN CALCIO.

Para prevenir esta situación, ambos especialistas aconsejan seguir una dieta equilibrada, rica en calcio y vitamina D, realizar un ejercicio moderado como andar una hora al día y exponerse al sol unos 20 minutos al día.

Según Cáceres, este tipo de prevención, que en algunos casos incluye tratamiento farmacológico, «debería hacerse de forma sistemática entre los 40 y los 60 años de edad».

TAI-CHI, ACONSEJABLE PARA EVITAR CAÍDAS.

Este mismo tratamiento también sirve para que las personas que ya han sufrido una fractura de cadera vuelvan a repetir la misma lesión. «Para los ancianos que sufren problemas en las articulaciones es recomendable el tai-chi», según Cuixart.

Esta práctica, que reduce el riesgo de sufrir caídas, «combina técnicas de respiración, concentración y obliga a realizar unos movimientos que tienen mucho menos impacto en las articulaciones», precisó.