UE.- Los expertos afirman que los implantes tecnológicos no médicos son «una amenaza potencial a la dignidad»

Subrayan que todos los implantes requieren un «consentimiento informado»

BRUSELAS, 17 (EUROPA PRESS)

El Grupo Europeo de expertos en Etica, Ciencias y Tecnologías (GEE), presidido por el filósofo sueco Göran Hermerén, afirmó hoy que los usos no médicos de implantes tecnológicos en el cuerpo humano son «una amenaza potencial a la dignidad y a la sociedad democrática».

El GEE es un grupo consultivo independiente y multidisciplinario que se compone de doce miembros. Su papel es aconsejar a la Comisión en los valores éticos a tomar en consideración en la regulación de los progresos científicos y tecnológicos.

En el informe publicado hoy, señala que a primera vista los implantes tecnológicos son éticos y no problemáticos, por ejemplo, si pensamos en los marcapasos. Sin embargo, aunque unos implantes se pueden utilizar para reparar capacidades corporales deficientes, otros son más problemáticos desde el punto de vista ético, particularmente si tales dispositivos son accesibles desde redes digitales.

Con ello, argumenta, podría llegarse a casos de manipulación social y la idea de poner los dispositivos bajo la piel para realzar capacidades humanas da lugar a imágenes de ciencia ficción con características de amenaza y/o ventajas.

De hecho, ya se están produciendo microchips con potenciales formas de control, tanto individuales como sociales. La neurología está avanzando muy rápidamente y los implantes en el cerebro para aliviar los temblores de la enfermedad de Parkinson, son solamente un ejemplo.

Los implantes pueden por tanto influir en el sistema nervioso y, particularmente, en el cerebro y así en la identidad humana, la subjetividad y la autonomía individuales.

Según el GEE, tanto los implantes médicos como no médicos, requieren claramente un «consentimiento informado». Esta información no debe referirse solamente a las ventajas y riesgos ligados a la salud del portador, sino también a los posibles riesgos de que tales dispositivos sean usados para localizarlos y/o para obtener la información almacenada en los mismos, sin previo consentimiento.

AMENAZA POTENCIAL

El grupo apunta que la libertad de investigación tiene que ser restringida al respeto de otros valores importantes y principios éticos. «La noción ética de la inviolabilidad del cuerpo humano no se debe entender como barrera al avance de la ciencia y de la tecnología, sino como una barrera contra su posible uso erróneo», señala en un comunicado.

En su opinión, el GEE afirma que los usos no médicos de los implantes tecnológicos son «una amenaza potencial a la dignidad humana y a la sociedad democrática». Del mismo modo, considera que el uso de los implantes para obtener un control a distancia sobre la voluntad de la gente deben ser prohibidos terminantemente.

En cuanto a aquellos que pueden usarse para realzar capacidades físicas y mentales, deben ser analizados para confirmar que no están siendo utilizados para crear una sociedad de segunda clase o para aumentar las diferencias entre los países industrializados y el resto del mundo.

Estos sólo deben ser usados, de forma voluntaria y con información, para llevar a niños o a adultos a la gama «normal» de la población, entendiendo por normal las condiciones que prevalecen generalmente y que no son causa del malfuncionamiento genético, la enfermedad o la deficiencia.

Un segundo caso permitido sería mejorar las perspectivas de la salud, por ejemplo, para mejorar el sistema inmune frente al VIH/Sida, por ejemplo.

El Grupo recuerda que los principios de la protección de datos también deben de ser aplicados a este área, de modo que la privacidad de los mismos deben ser garantizados.

El acceso a los implantes deben basarse más en la necesidad que en la existencia de recursos económicos o posición social, y el control remoto debe ser permitido solamente si el legislador considera que hay una urgente y justificada necesidad y que no hay métodos menos intrusos.

Sin embargo, el GEE considera que la vigilancia no debe especificarse en la legislación, y que los procedimientos deben centrarse en casos individuales y supervisados por un tribunal independiente. Aboga por una amplia discusión social y política sobre este tema, donde prevalezca un enfoque preventivo.

Los Estados miembros y sus consejos nacionales de ética tienen la responsabilidad de crear las condiciones para la educación y el desarrollo de discusiones constructivas sobre esta cuestión.

Por otra parte, apunta que este campo necesita regulación. Actualmente, los implantes tecnológicos no médicos en el cuerpo humano no son cubiertos explícitamente por la legislación existente. Aquellos que tienen fines médicos, señalan los expertos, deben ser regulados de la misma manera que las drogas.

Quienes duermen bien tienen un riesgo de insuficiencia cardíaca mucho menor

Los adultos con los patrones de sueño más saludables tenían un riesgo 42% menor de insuficiencia cardíaca en un nuevo estudio, independientemente de otros...

Bombas de agua: ¿cuál escoger?

Las bombas de agua pueden ser de gran ayuda en multitud de ocasiones y se convierten una herramienta de gran utilidad en casa, en...

Jardín orientado, tradición y esoterismo

La orientación de un jardín es un factor importante para garantizar el crecimiento de determinadas plantas sometidas a los vientos locales, a las humedades...

Diabetes del gato, la dedicación más dulce

Los gatos domésticos sufren la diabetes como los humanos. Aunque nos cueste creerlo, las complicaciones de salud que surgen alrededor de esa dolencia y...

Couland de chocolate negro, delicatessen total

Hoy proponemos en nuestra receta de cocina un postre exótico, atractivo, laborioso de confeccionar, pero entretenido de montar. Un couland de chocolate negro con...

Causas de un ladrido excesivo

A la mayoría de los propietarios de perros, sobre todo aquellos que viven en casas, les interesa que sus perros ladren ante la presencia...