.

MANRESA (BARCELONA), 23 (EUROPA PRESS)

La Fundació sanitaria Althaia de Manresa (Barcelona) diagnosticó durante el año 2004 un total de 25 nuevos casos de pacientes con tuberculosis, una enfermedad que está lejos de ser erradicada aunque se puede curar. Mañana se celebra el día Mundial de la Tuberculosis.

El número de enfermos no ha aumentado en los últimos años, aunque sí el porcentaje de pacientes inmigrantes, que ya representan el 24 por ciento del total de los casos. En el año 2004, la incidencia de casos diagnosticados en Althaia entre personas no autóctonas de Cataluña se encontró un 3% por debajo de la media catalana.

La tuberculosis la produce una bacteria que afecta, en la mayor parte de los casos, los pulmones. La detección precoz es la mejor medida de prevención, ya que una persona que ha contraído esta enfermedad la puede transmitir a otras personas a través de la tos o de los estornudos durante las tres semanas posteriores al contagio.

Es por este motivo, que cuando se detecta un caso, la Unidad de Infecciones de la Fundación Althaia aísla el enfermo y analiza las personas más cercanas. Durante el año 2004, esta unidad hizo las pruebas para detectar la tuberculosis a 88 familiares y amigos de los enfermos diagnosticados.