.

Hoy se celebra el «Día Mundial de la Tuberculosis»

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

El número de casos importados de tuberculosis está aumentando en España, hasta el punto de que en algunas ciudades y comunidades autónomas los diagnósticos en inmigrantes llegan a constituir hasta el 50 por ciento del total, según ha alertado la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) con motivo de la celebración, hoy, del «Día Mundial de la Tuberculosis». En este sentido, insiste en la necesidad de fomentar más programas de control en cada comunidad autónoma.

En concreto, España y Portugal son los países de Europa Occidental más afectados por esta patología, con incidencias anuales de más de 25 casos por cada 100.000 habitantes, según manifestaron recientemente expertos durante un encuentro organizado por la Agencia de Salud Publica de Barcelona con motivo del «Día Mundial», que se celebra hoy bajo el lema «Papel de los Trabajadores de Primera Línea».

El doctor Joan Caylá, miembro del Área de Tuberculosis e Infecciones Respiratorias de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), señaló que «además del incremento del número de casos de la enfermedad, la falta del cumplimiento del tratamiento por parte de muchos pacientes es otro de los problemas más importante en el manejo de la tuberculosis en España».

Además, el experto aseguró que «en la actualidad aún existe un estigma social respecto a estos afectados, ya que se asocia a algunos factores como hacinamiento, desnutrición, drogadicción y alcoholismo». No obstante, cualquier persona puede contagiarse por la enfermedad, resaltó.

Por su parte, el doctor Juan Ruiz Manzano, del Hospital Germans Trias y Pujol de Badalona, señaló que «el tratamiento de la tuberculosis es la principal medida para su control, por lo que el cumplimiento del mismo es fundamental para obtener la curación de los enfermos e impedir que transmitan su enfermedad».

Según datos de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica, en 2003 se produjeron en España 6.743 casos de tuberculosis respiratoria, lo que supone una tasa de incidencia de la enfermedad de 17,02 casos por 100.000 habitantes.

«Aunque se trata de una enfermedad de declaración obligatoria, se estima que una tercera parte de los casos no se notifican, por lo que estas cifras se estiman más altas, alrededor de 25 casos por 100.000 (unos 10.000 casos anuales)», explicó el doctor Rafael Vidal, presidente de la Sociedad Catalana de Neumología.

DIFERENCIAS EN ESPAÑA

En concreto, las incidencias más altas de tuberculosis en España –por encima de la media nacional– se registran en Ceuta, Melilla, Galicia, Islas Baleares, Castilla León, Murcia, Cantabria, Asturias, País Vasco, Aragón y Cataluña. «En esta situación pueden influir circunstancias históricas, socioeconómicas, y actuales como la inmigración, aunque el factor más importante lo desempeñan los programas de control mantenidos de forma constante», según el experto.

En cuanto a la prevalencia, según los datos obtenidos a partir del registro del Grupo de Tuberculosis de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), Ceuta, Galicia y Asturias son las comunidades con mayor prevalencia de tuberculosis.

Los expertos coincidieron en la importancia de que cada comunidad autónoma disponga de un programa de control cuyos objetivos sean el diagnóstico temprano, el cumplimiento de los tratamientos y el estudio de los contactos. «Además, en las zonas con un fenómeno migratorio importante, se debería disponer de agentes de salud específicos para las comunidades de emigrantes predominantes, cuyas funciones fueran las de hacer de mediadores culturales y contribuir a conseguir los objetivos descritos», según el doctor Caylá.