.

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

La sustitución total de la quimioterapia convencional por la nueva generación de fármacos antitumorales selectivos, con muchos menos efectos secundarios, llevará todavía «bastantes años» y dependerá del tipo de tumor, según explicó a Europa Press el doctor Joan Massagué, director del Programa de Biología y Genética del Cáncer del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de Nueva York (Estados Unidos).

A su juicio, «hoy por hoy, la terapia convencional, la quimioterapia, sigue siendo un elemento imprescindible de la Oncología», aunque «cada vez más se está combinando con las nuevas terapias puesto que éstas, a pesar de ser mucho más especificas y por tanto tener menos efectos secundarios, son, en muchos casos, insuficientes para combatir el tumor por sí solas».

De este modo, combinando las nuevas terapias con la quimioterapia convencional «se consigue una mayor curación», aunque todavía no puede prescindirse «de los efectos secundarios de la terapia convencional, puesto que no se puede sustituir completamente».

«Con el tiempo, estoy seguro de que habrá casos en los que la terapia convencional se pueda sustituir completamente con la utilización de un cóctel de fármacos altamente específicos. Pero esto llevará tiempo, y naturalmente, va a depender de cada tipo de cáncer», explicó Massagué, que agregó que «va a ser un proceso paulatino, progresivo, de tumor en tumor y va llevar todavía bastantes años».

El responsable del Programa de Biología y Genética del Cáncer del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center explicó también que los tumores contienen células cancerosas que no son todas ellas homogéneas. Además, el tumor presenta un «crecimiento anómalo» que provoca que «el contenido genético de sus células esté en un estado de variación y de flujo bastante importante, con lo cual siempre dentro de un tumor, algunas células no responden bien a la terapia».

De este modo, «cuando se elimina el 99,9 por ciento de las células que responden, aquellas poquísimas que quedan, que son resistentes ya, emergen como la población dominante y vuelven a reproducir el tumor», explicó Massagué, que añadió que actualmente se trabaja en conocer cuál es el mecanismo de esta resistencia para aplicar terapias que cubran a la totalidad de las células de un tumor.

En relación con los nuevos fármacos, este oncólogo explicó que ya se han obtenido «los primeros frutos» de las investigaciones, de modo que ya hay aproximadamente una docena de nuevos fármacos de este tipo que «son los pioneros de lo que va a ser un gran menú de nuevos fármacos para combatir tumores en los años y décadas que vienen».

Por último, Massagué, que participó recientemente en Segovia en un encuentro organizado por Bristol Myers Squibb (MSD), laboratorio que dispone de uno de estos fármacos, se mostró «plenamente optimista» acerca de «poder dominar gran parte de los cánceres» en el futuro, «pero no de eliminarlos; en el mismo sentido que se dominan las infecciones sin eliminarlas».

«Los antibióticos sirvieron para dominar las infecciones, para curarlas pero, sin embargo, hoy en día, no solamente en países subdesarrollados sino en nuestra sociedad, continuamente se mueren personas de neumonía o de otras afecciones infecciosas. Sin embargo, la infección la consideramos ya como tema dominado y, en este sentido de dominancia, sí que el cáncer se está convirtiendo en lo mismo», concluyó.