.

Este organismo, creado hace tres años, ha merecido el máximo distintivo de calidad en la gestión que concede Det Norske Veritas

ZARAGOZA, 31 (EUROPA PRESS)

La vocación del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (I+CS) es trasladar al proceso asistencial los conocimientos científicos y tecnológicos de la investigación, garantizando así la prestación y la calidad de los servicios de salud. Así ha resumido la consejera de Salud y Consumo del Gobierno de Aragón, Luisa María Noeno, el objetivo principal de este organismo creado hace tres años y que hoy ha recibido la máxima distinción a la calidad en la gestión que concede la institución Det Norske Veritas, el sello que acredita el cumplimiento de los requisitos de la norma ISO 9001: 2000.

En opinión de Luisa María Noeno, «la certificación del sistema de gestión de la calidad del I+CS demuestra el compromiso de esta organización con la calidad del servicio ofrecido en términos de excelencia en la gestión, profesionalidad, eficacia y responsabilidad social y pública».

Durante este acto, en el que ha estado acompañada por el director gerente del I+CS, Esteban de Manuel, la consejera de Salud y Consumo ha recordado que la creación del instituto «fue una clara apuesta por mejorar la gestión del conocimiento del sistema sanitario aragonés, con el objetivo de añadir valor a los productos y servicios que se prestan a los ciudadanos».

Así, Luisa María Noeno ha explicado que se están llevando adelante varios programas de investigación biomédica, «aplicando para ello las líneas estratégicas marcadas por el Gobierno de Aragón y los planes nacionales y europeos de I+D, haciendo hincapié en la investigación básica, clínica y de salud pública». La consejera ha comentado que el propósito «es que los resultados sean competitivos, que consigan atraer más inversiones para la investigación y que contribuyan al desarrollo empresarial de nuestra región».

Luisa María Noeno ha destacado especialmente el trabajo que el Instituto está llevando a cabo en el área de la transferencia del conocimiento. «Su finalidad –ha dicho– es mejorar la calidad de los servicios por medio de la gestión de las competencias de los profesionales, la generación y disposición de información científica de calidad y el fomento de la toma de decisiones basadas en la evidencia», y ha puesto como ejemplo las actividades de formación, la organización de una biblioteca virtual y el fomento de la utilización de guías de práctica clínica que se está desarrollando en este área.

La consejera de Salud y Consumo, que ha reconocido públicamente «la visión y el impulso que el anterior equipo, encabezado por el consejero Alberto Larraz, supo dar a este proyecto», ha definido al I+CS como una organización «descentralizada y abierta, flexible, eficiente y sostenible, orientada a la obtención de resultados, y que en un corto espacio de tiempo ha alcanzado unos estándares de calidad reconocidos internacionalmente».

Noeno ha destacado, finalmente, que el trabajo del I+CS se distingue por promover una cultura que tiene como valores «el respeto a la iniciativa personal, la autonomía y la participación; la calidad y el rigor metodológico; la ética, transparencia e imparcialidad; la innovación y el aprendizaje continuado; la legalidad y la responsabilidad en la gestión».