.

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

Las sociedades española de Medicina Rural y Generalista (SEMERGEN) y de Cirugía Oral y Maxilofacial (SECOM) han promovido una iniciativa para actualizar los conocimientos en éste ámbito de los médicos de Atención Primaria (AP), con el objetivo de facilitar la detección precoz de los cánceres orales.

El secretario de SECOM, Rafael Martín-Granizo –quien presentó hoy en Madrid el Plan de Formación Médica Continuada junto a los presidentes de la SECOM, José Ignacio Salmerón; y de SEMERGEN en Madrid, Mercedes Ricote–, afirmó el tiempo que tarda en llegar al especialista un posible caso de cáncer detectado en AP puede ser «vital».

En esas «tres o cuatro semanas» el tumor puede pasar de una fase inicial «con muy buen pronóstico a un estadio 4, que tiene un pronóstico muy malo». En este sentido, una de las consignas de la formación es tratar de que el médico de familia que considera que se encuentra ante un posible cáncer lo derive «directamente al cirujano maxilofacial», evitando otras instancias asistenciales que pueden retrasar la actuación terapéutica eficaz.

Según los datos de SECOM, habitualmente pasan cinco meses desde que comienzan los síntomas y les llega el paciente. «La ausencia de síntomas específicos y la tardanza en acudir a la consulta del especialista hace que a la mitad de los pacientes se les diagnostique un cáncer con lesiones ya avanzadas», señaló Salmerón.

Para evitarlo y reducir el plazo de demora, SECOM y SEMERGEN pretenden enseñar a los médicos de AP a reconocer esta enfermedad, en lugar de prescribir un tratamiento con colutorios mientras el cáncer continua extendiéndose. «Es muy importante que incluyan la cavidad oral en los reconocimientos generales», añadió el presidente de los cirujanos orales y maxilofaciales.

La iniciativa, que tendrá su fase piloto en Madrid, contempla que los especialistas se desplacen a los ambulatorios para impartir una sesión de formación en patología tumoral y otra no tumoral, ambas de una hora de duración. Así, se han designado dos centros de salud por cada área sanitaria, con la previsión de crear grupos de unos treinta médicos de familia por sesión.

Martín-Granizo explicó que el temario de la especialidad en cirugía oral y maxilofacial «no está contemplado en todas las facultades, incluso es optativo en algunas», por lo que existe un déficit en esta materia. Asimismo, en el futuro esta formación podría extenderse a los odontólogos y estomatólogos de la sanidad pública.