.

BRUSELAS, 8 (EUROPA PRESS)

La Comisión Europea presentó hoy una recomendación, dirigida a los Estados miembros, para clarificar las normas de utilización de las líneas eléctricas para transmitir datos electrónicos, con el fin de reforzar así la competencia.

Bruselas quiere abrir el mercado a nuevos proveedores de conexiones de alta velocidad y banda ancha mediante la red eléctrica, teniendo en cuenta que la Unión Europea cuenta ya con 200 millones de líneas eléctricas que abastecen viviendas, centros escolares y empresas. Sin embargo, la conexión a Internet a través de una toma eléctrica sólo es posible, por el momento, en algunas zonas urbanas, pero el potencial sigue siendo inmenso.

«Un marco reglamentario claro y equilibrado constituye la condición previa para atraer nuevos protagonistas económicos y nuevas inversiones hacia el mercado de las comunicaciones de banda ancha a través de corriente eléctrica», señaló el comisario de Competitividad, Gunter Verheugen.

La incertidumbre que rodea las normas que regulan este mercado ha constituido muy a menudo un obstáculo. Con el fin de garantizar la claridad de estas normas, la Comisión discutió a fondo previamente con los Estados miembros sobre la recomendación.

Finalmente, Bruselas recomienda a los Estados miembros eliminar todo obstáculo reglamentario injustificado, en particular, para las empresas de servicio público. La recomendación explica cómo aplicar las disposiciones de la Directiva relativa a la compatibilidad electromagnética. Las medidas que prevé son además compatibles con la legislación existente y con la versión revisada de esta Directiva, que entrará en vigor a mediados de 2007.