.

MURCIA, 12 (EUROPA PRESS)

El director de la Red Sísmica Nacional, Emilio Carreño, señaló hoy que «debemos aprender a vivir con los terremotos, porque no se pueden predecir, ni evitar que ocurran», e indicó que se tienen que tener en cuenta una serie de medidas para minimizar sus efectos, «ya que el terremoto en sí no hace daño ni mata, somos nosotros quienes construimos las casas y son a quienes se nos caen las viviendas».

Carreño indicó que lo que hay que hacer «es zonificar el territorio, conocerlo con muchísimo detalle, poner instrumentación, registrar todos los terremotos, y hacer un análisis muy exhaustivo en toda la Comunidad de Murcia para ver cómo responde el suelo en las distintas localidades».

Asimismo, aconsejó que «debemos conseguir unos buenos mapas a distintas escalas que nos indican cómo es el territorio en cuanto a peligrosidad», y añadió que «donde haya que tener más en cuenta la normativa, habrá que incidir en ello, y a lo mejor con pequeñas normas de construcción se solucionarían muchísimos problemas».

Carreño señaló que cuando hay un terremoto «no es porque la norma esté mal dimensionada o se tenga otra idea como es la peligrosidad, muchas veces son simplemente defectos de fabricación muy pequeños, pues a lo mejor las mezclas para hacer un determinado tipo en la obra no son las adecuadas, o un anclaje no está bien hecho», y añadió que «suelen ser defectos más bien de fábrica, ya que un edificio moderno no se cae por un terremoto».

Por su parte el director del servicio regional en Murcia del Instituto Geográfico Nacional, José Ibargúen, aconsejó a los ciudadanos que lo que hay que procurar «es que la vivienda esté en buenas condiciones, que responda a una normativa sismorresistente».

Por último, Ibargúen concluyó que «hay que procurar que las lámparas y estanterías estén bien sujetas y colocar los objetos pesados en estantes bajos», y añadió que si ocurre un terremoto importante en casa «hay que buscar refugios contra la caída de objetos, debajo de una mesa, en el quicio de una puerta o en un muro maestro».