.

BARCELONA, 12 (EUROPA PRESS)

La Organización de Consumidores y Usuarios de Cataluña (OCUC) aceptó hoy la propuesta del Ministerio de Vivienda de introducir una nueva tipología de pisos protegidos de 30 metros cuadrados siempre que se dirija exclusivamente a los jóvenes, por un periodo de tiempo muy limitado y en municipios donde un estudio previo detecte su necesidad.

La directora de la entidad, Montserrat Torrent, explicó a Europa Press que, antes de iniciar el debate sobre las tipologías de vivienda protegida, «se necesita tener un estudio profundo de las necesidades de cada autonomía, ciudad y pueblo», algo que «da la sensación que no se ha hecho».

Si de este análisis se deduce que «en un lugar se necesitan 10 pisos como éste y en otro ninguno, nos parecería bien». Sin embargo, Torrent precisó que «el hecho de que los pisos tengan servicios comunes ya los hace impensables para personas mayores o familias con niños pequeños», por lo que, en su opinión, deberían dirigirse «exclusivamente a los jóvenes» con unas condiciones muy acotadas.

Entre ellas, que las viviendas fueran «de alquiler o de compra a un precio de protección oficial más reducido» que los de tamaño habitual y que, en el caso de optar por el alquiler, «fuera por un periodo corto de tiempo», de «dos o tres años», pensado sólo para ayudar a los jóvenes en su primera fase de emancipación.

En opinión de la responsable de la OCUC, un piso de 30 metros cuadrados es «muy agobiante» y responde «a un modelo de un país que no es el nuestro», por lo que «difícilmente nos acostumbraríamos a vivir en estas condiciones».

Respecto a otros colectivos también con dificultades para acceder a una vivienda, como «familias monoparentales o inmigrantes», Torrent consideró que «demandan una vivienda más grande».