.

CHICAGO, 12 (EP/AP)

Las mujeres negras con antecedentes familiares de cáncer de pecho son menos proclives a buscar información sobre la enfermedad que las blancas, en parte debido a la noción errónea de que la forma genética de esta enfermedad afecta principalmente a pacientes blancas, según un estudio publicado en un revista médica estadounidense, el Journal of the American Medical Association (JAMA)

Si bien el cáncer de pecho es por lo general más común entre las pacientes blancas, algunos datos indican que ambas razas tienen igual proporción de defectos genéticos conocidos como «mutaciones del BRCA», que aumentan en gran medida el riesgo de contraer la enfermedad. Además, la mortalidad por este cáncer es mayor en las pacientes negras.

En un estudio publicado en la edición de mañana de la revista Journal of the American Medical Association, varios investigadores realizaron una encuesta entre 408 mujeres con un historial familiar de cáncer de pecho o de los ovarios.

Sólo 16 de las 71 encuestadas negras –es decir, alrededor de un 22 por ciento– recibieron asesoramiento genético, mientras que 184 de las 310 encuestadas blancas –alrededor del 60 por ciento– pidieron ese tipo de ayuda. El asesoramiento para evaluar los posibles riesgos es un requisito previo para efectuar pruebas genéticas.

Las disparidades raciales son comunes cuando se trata de atención médica preventiva, pero «la magnitud de esta diferencia fue realmente sorprendente», sostuvo una investigadora sobre el cáncer de la Universidad de Pensilvania, Katrina Armstrong, que dirigió el estudio.

Armstrong indicó que la diferencia puede reflejar años de discriminación y una desconfianza generalizada de la clase médica, mientras que otros dijeron que algunas pacientes negras podrían sentir reparo a hablar acerca del cáncer.

Por su parte, un investigador de la materia para la Universidad de Chicago, el doctor Funmi Olopade, que escribió un editorial acompañante, manifestó que las pacientes negras tienden a subestimar su riesgo de ese tipo de cáncer y no tienen conocimientos acerca de las mutaciones del BRCA.

Estas mutaciones ocasionan de un 5 por ciento a un 10 por ciento del millón de casos de cáncer de pecho diagnosticados en todo el mundo, y de los 200.000 casos que se diagnostican anualmente en Estados Unidos.