.

El doctor Fernández-Cid señala como factores de «alto riesgo» haber padecido cáncer de mama o tener antecedentes en familiares directos

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 15 (EUROPA PRESS)

La mortalidad por cáncer de mama se reduce en un 35% entre las mujeres que desde los 40 años de edad se someten anualmente a mamografías, según manifestó hoy el ex jefe de los Servicios de Ginecología del Instituto Universitario Dexeus de Barcelona, Alfonso Fernández-Cid Fenollera.

En una rueda de prensa con motivo de su participación en la jornada Mujer y Salud, dentro del Salón Internacional de la Salud (SIS), en Santiago de Compostela, este experto manifestó que en la actualidad no es posible realizar una «prevención primaria» del cáncer de mama, lo que obliga a estimular la «prevención secundaria», es decir, el diagnóstico precoz y el tratamiento correspondiente.

Fernández-Cid Fenollera afirmó que con el diagnóstico temprano de un tumor invasivo con pequeño tamaño se puede tratar a la paciente, mientras que «es la metástasis la que mata», al extenderse el cáncer a otros órganos. Este experto defendió que las mujeres se realicen una mamografía al menos una vez al año.

En este contexto, destacó que existen estudios que demuestran que cuando las mujeres se someten a esta prueba desde los 40 años se produce una reducción del 35 por ciento en la mortalidad por cáncer de mama.

FACTORES DE RIESGO

Sobre los factores de riesgo que inciden en que una mujer pueda desarrollar un cáncer de mama, el doctor Fernández-Cid Fenollera manifestó que para él hay unas cuestiones «físicas o biológicas» sobre las que no se puede incidir, pero sí otras de «alto riesgo» a tener más en cuenta, como el hecho de que la mujer ya haya padecido cáncer en una de sus mamas, que tenga dos o tres familiares de primer grado con antecedentes de esta patología o que sean mujeres que porten el gen del cáncer de mama (BRCA positivo).

Así, el ex jefe de los Servicios de Ginecología del Instituto Universitario Dexeus de Barcelona defendió para estos casos de «alto riesgo» que las mujeres empiecen a los 25 años a realizar mamografías, ya que permite una detección precoz de posibles tumores.

Este experto señaló que tener hijos «cuanto antes mejor» o dar el pecho son factores que contribuyen a reducir la probabilidad de tener un cáncer de mama. No obstante, admitió que «no todas las cuestiones convenientes se pueden aplicar».

Alfonso Fernández-Cid Fenollera participó hoy en la sesión sobre cáncer ginecológico, dentro de la jornada científica Mujer y Salud, en el SIS. En su intervención, este especialista indicó que en los últimos años se ha mejorado el diagnóstico del cáncer de mama a través de los programas de detección precoz o chequeo (screening) mamográfico en la población femenina aparentemente sana, comprendida entre ciertos límites de edad.

DIAGNÓSTICO PRECOZ

Por su parte, el doctor Manuel Macía Cortiñas, del Servicio de Ginecología del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), fue el encargado de presentar en esta jornada del SIS los resultados de la Campaña de diagnóstico precoz de cáncer de mama en Galicia, que lleva funcionando doce años.

Según los datos de la Consellería de Sanidade, se estima que este programa ha incidido en la reducción del 13 por ciento de las muertes debidas a este cáncer en Galicia. Con el programa gallego, ya han sido exploradas desde su inicio, hace doce años, alrededor de 300.000 mujeres, y se han realizado 710.000 exploraciones.

Además, con esta campaña de diagnóstico precoz se remitieron para consulta hospitalaria a casi 2.000 mujeres. El programa cubre el 100 por ciento de la población objetivo en la actualidad, y este mismo año ya se ha comenzado a ampliar «de modo paulatino» el grupo de edad de las mujeres objeto de exploración hasta los 69 años.

La estructura asistencial del programa consiste en las Unidades de Exploración que es –donde se realiza el chequeo mamográfico–, por las Unidades de Evaluación Radiológica –donde está centralizada la lectura de mamografías–, y por las unidades de diagnóstico y tratamiento –que están integradas por las consultas de Cirugía y/o Ginecología de los hospitales públicos gallegos–.

Sanidade indicó que en la actualidad el programa de diagnóstico precoz de cáncer de mama cuenta con doce unidades de exploración, de las que ocho son fijas y cuatro móviles.