.

BARCELONA, 19 (EUROPA PRESS)

Los Centros Europeos del Consumidor de Barcelona, Madrid y Vitoria coordinarán su interlocución con la Comisión Europea (CE), después de que la Unión Europea (UE) obligue a determinar un sólo centro de contacto por Estado. Según explicó hoy, en declaraciones a Europa Press, el director de la Agencia Catalana del Consumo (ACC), Enric Aloy, el centro de Madrid –que fue creado en marzo de este año– será el portavoz de los tres existentes en España, aunque los otros dos superan al madrileño en antigúedad.

Aloy recordó que, como había reclamado la Generalitat, en otros países de la UE, la ciudad en la que se encuentra el centro interlocutor con las instancias europeas «no coincide con la capital del Estado». En este sentido, recordó «la gran experiencia» de los centros de Barcelona y Vitoria, con 13 y 11 años de existencia, respectivamente.

Los Centros Europeos del Consumidor, financiados al 50% por la UE y al 50% por la administración solicitante, se encargan de la atención de reclamaciones transfronterizas en materia de consumo, de forma que «la persona que viaja tenga los mismos derechos en cualquier país de la Unión».

Aloy, quien hoy hizo una visita institucional al País Vasco, se reunió con su homóloga del Gobierno vasco, Marieli Díaz de Mendibil, y con la directora del Centro Europeo del Consumidor de Madrid, Maria Luz, para tratar la apertura de «canales de información entre los tres centros para que se lleve de la forma más adecuada».

El director de la ACC también informó que «hemos acordado un plan de formación conjunto para los técnicos de los tres centros». Aloy explicó que cada centro es especialista en algunas cuestiones, por lo que el objetivo es «que el ciudadano pueda dirigirse a cualquier punto» y que quien le atienda «tenga los mismos criterios y formación».

Durante la reunión también «hemos acordado hacer una guía turística de España con los principales temas de interés, recomendaciones y sobre qué pueden hacer los turistas si se encuentran con problemas relacionados con sus viajes».

Otro resultado de la reunión fue el pacto de crear «un plan de difusión de los derechos de los turistas españoles» a partir de la creación de puntos de información permanentes en los aeropuertos del país.

Aloy también explicó que el número de reclamaciones que se presentan en los diferentes centros «va al alza porque se comienzan a conocer» y subrayó la «muy buena valoración» de la auditoría que hizo la UE el año pasado del centro de Barcelona, que es «uno de los más activos de Europa».

Por otra parte, el director de la ACC visitó las instalaciones de la Escuela de Consumo del País Vasco para «comparar modelos» con la Escuela de Consumo catalana.