.

LONDRES, 19 (EUROPA PRESS)

El buen estado de ánimo disminuye en el organismo el nivel de sustancias químicas relacionadas con el estrés, por lo que las personas más felices presentan menos riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, según un estudio de científicos de la Universidad de Londres.

La investigación fue publicada por la revista Procedimientos, de la Academia Nacional de Ciencias de Reino Unido, informó la BBC. Este trabajo señala, además, que las personas más infelices generalmente poseen mayores niveles de una sustancia llamada fibrinógeno en el flujo sanguíneo, la cual indica la presencia de una inflamación. El fibrinógeno es utilizado para medir el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas en el futuro.

Los científicos siguieron los casos de 116 hombres y 100 mujeres que participaron en un estudio de miles de funcionarios reclutados en Londres entre 1985 y 1988, cuando tenían entre 35 y 55 años, para analizar su riesgo cardiovascular.

Las pruebas fueron realizadas mientras trabajaban, en sus momentos de descanso y en un laboratorio. Además, se les preguntó en 33 momentos diferentes del día si se sentían felices o no. La mayor parte de los momentos de alegría se registraran durante el tiempo libre.

Algunos confesaron que nunca se han sentido felices, otros dijeron experimentar algunos instantes de alegría y hubo quienes se mostraron radiantes la mayor parte del tiempo.

El nivel de cortisol –la hormona del estrés– era un 32% menor en las personas con mejor ánimo. El cortisol ha sido relacionado con la obesidad abdominal, la diabetes del tipo 2, la hipertensión arterial y las enfermedades autoinmunes.

Los científicos también descubrieron que las personas felices presentaban un menor nivel de fibrinógeno que las infelices cuando experimentaban estrés.

Al respecto, el profesor Andrew Steptoe, quien estuvo a cargo de la investigación, comentó: «Hace mucho tiempo que se sospecha de la relación entre alegría y bienestar mental y físico. Pero este estudio muestra un vínculo biológico entre el buen ánimo y la salud».

Otro miembro del equipo científico, Jane Wardle, agregó: «Esta investigación nos dice, ni más ni menos, que debemos maximizar la felicidad de la población».