.

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

El cinco por ciento de todos los casos de asma en adultos están asociados al medio laboral, ya que el riesgo de padecer esta enfermedad «aumenta en gran medida» cuando en el ambiente de trabajo abundan variedad de sustancias químicas que desatan ataques asmáticos, según han estimado los expertos de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

Entre los lugares en que se da esta situación cita panaderías, peluquerías, granjas, clínicas veterinarias, carpinterías, fábricas y en general aquellos edificios con «ventilación inadecuada». Los síntomas del asma incluyen dificultad para respirar, sibilancias (silbidos o pitos) y tos, y «empeoran durante la semana de trabajo», asegura SEPAR en un comunicado de prensa.

Eso sí, señala que «usualmente el asma ocupacional es reversible», aunque sea «bastante difícil de determinar». «Si alguien sospecha que pueda estar afectado por el asma ocupacional y no por un problema asmático que trasciende el ámbito laboral, debe acudir al médico y someterse a una batería de pruebas de diagnóstico específicas dentro y fuera de su trabajo», señala un especialista de SEPAR.