.

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

La Agencia Europea del Medicamento concluye en una revisión de dos tipos de antidepresivos que éstos no deberían prescribirse a niños ni adolescentes, salvo en sus indicaciones aprobadas. Los fármacos serotonin-selective reuptake inhibitor (SSRI) y el serotonin-norepinephrine reuptake inhibitor (SNRI) constituyen un riesgo potencial de suicidio en niños y adolescentes tratados.

El comité científico de la Agencia concluyó que el comportamiento suicida (en intentos y pensamientos) y hostilidad (agresividad e ira) eran más frecuentes en los ensayos clínicos entre los niños y adolescentes tratados con estos antidepresivos que con los placebo.

Además, la agencia está estudiando recomendar la inclusión de una advertencia más severa en toda la Unión Europea para que los doctores y padres conozcan los riesgos. Los médicos y padres deberían estar avisados de que estos productos no deben administrarse a niños y adolescentes, excepto en sus indicaciones aprobadas.

La mayor parte de estos productos están aprobados para el tratamiento de la depresión y la ansiedad en adultos en la Unión Europea, pero no está autorizados en Europa para el tratamiento de estas enfermedades en niños ni adolescentes. No obstante, algunos de estos productos se autorizan para uso pediátrico en el tratamiento de desórdenes obseso-compulsivos y uno de ellos para el tratamiento del desorden de falta de atención e hiperactividad.

En ocasiones un médico toma una decisión basada en una necesidad clínica individual de un niño o adolescente de emplear estos productos en el tratamiento de la depresión o la ansiedad. El comité de la agencia recomienda que estos casos los pacientes sean monitorizados cuidadosamente ante la aparición de comportamientos suicidas, autolesiones u hostilidad, especialmente al inicio del tratamiento.