.

Un estudio revela que los europeos del norte están más sanos y son más ricos, pero los del sur viven más tiempo

BRUSELAS, 28 (EUROPA PRESS)

Los abuelos españoles son los europeos que, junto con los italianos, más ven a diario a sus nietos, con una proporción del 85,3% del total frente a una media del 62% en la Unión Europea, según el informe publicado hoy por la Comisión Europea titulado «Investigación sobre la Salud, el Envejecimiento y la Jubilación en Europa» (SHARE).

«La unidad familiar entre generaciones sigue siendo sólida en Europa», concluye este estudio, puesto que «las distintas generaciones de una misma familia que sigue estando cerca geográficamente ofrece ayuda mutua diaria a sus mayores o dependientes en toda Europa, y en particular en el sur».

El tiempo consagrado a la ayuda familiar, o a ocuparse de los nietos, es sustancial: alrededor de un tercio de las personas de 65 años e incluso más dicen haberse ocupado de otros miembros de la familia o haber cuidado de sus nietos diariamente. Los mayores de 50 años dedican por término medio entre 4 y 6 horas al día a estas actividades.

Los españoles son los que más se dedican a estas tareas, mientras que los abuelos daneses, suecos, holandeses y alemanes los que menos (menos del 50% cuida diariamente a sus nietos).

Los datos SHARE ponen de manifiesto que las transferencias financieras intergeneracionales son una fuente de ingresos fundamental para muchos hogares. Sin embargo, se observan claras diferencias Norte-sur. Al Norte, las personas más jóvenes reciben la ayuda de sus padres y al sur, son ellos los que más frecuentemente dan a sus padres.

En términos generales, el informe, que recoge las condiciones devida de cerca de 22.000 personas de más de 50 años de 11 países europeos, apunta que los europeos del norte están mejor de salud y son más ricos, pero los del sur viven mucho más tiempo.

Sin embargo, permanece una fuerte relación entre comportamiento sanitario y estatus socioeconómico, por ejemplo, las divergencias observadas entre los tipos de deficiencia cognoscitiva corresponden de cerca a las diferencias entre estos mismos países en términos de educación. Por ejemplo, la depresión es más frecuente entre las personas con ingresos y riqueza bajos, en particular entre los países del norte de Europa.

Asimismo, la investigación subraya que no hay relación clara entre el seguro enfermedad y el estado de salud, aunque sí es el caso respecto a que buenas condiciones de trabajo retrasan la edad de jubilación. La percepción de la calidad del empleo durante los años que preceden a la jubilación (control sobre su propio trabajo, adecuación entre esfuerzo y recompensa…) varía considerablemente entre los países europeos, con una clara graduación norte-sur.

Por otra parte, el voluntariado es frecuente en algunos países, por ejemplo, en los Países Bajos, un 25% de las personas mayores de 50 años lo hacen. Sin embargo, en otros países como España y Grecia, menos de un 4% de las personas interrogadas declaran trabajar voluntariamente, y ello en todas las clases de edad.

SALUD

En el área dedicada a la salud, destaca que las españolas son las europeas mayores de 50 años con mayor tasa de sobrepeso u obesidad, con un 67,5% por ciento del total, un dato muy superior a la media europea, que es del 54,5%.

Las griegas (64,5%) comparten este récord con las españolas, frente a las danesas que tienen la proporción más baja de la Unión, con un 42%. Estos datos están estrechamente relacionados con la inexistencia de ejercicio físico, puesto que sólo el 13,5% asegura no tener una «actividad física ni vigorosa ni moderada». No obstante, destaca el dato de las italianas, que aparecen como las más inactivas, con un 25,3%.

Entre los hombres españoles de más de 50 años las estadísticas revelan que son fumadores habituales un 67,6%, y lo hace regularmente el 28,1%. Este dato se encuentra entre los más elevados de los países analizados, aunque por debajo del 72,8% de los varones daneses y el 77,1% de los holandeses.

También para el caso de los varones, España aparece como uno de los países con mayores tasas de sobrepeso u obesidad (69,7%), lo que está relacionado con una actividad física reducida.