.

LONDRES, 3 (EUROPA PRESS)

La vitamina C podría contrarrestar algunos de los efectos dañinos que fumar tendría sobre el feto durante el embarazo, según refleja una investigación médica citada por la BBC.

Altas dosis de vitamina C suministradas a monos actuaron de capa protectora contra los efectos asociados con la nicotina, según pudo comprobar un grupo de científicos de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregon (Estados Unidos).

Durante el experimento, el doctor Eliot Spindel y sus colegas encontraron que los animales expuestos a la nicotina antes de nacer sufren una grave reducción del flujo de aire en sus pulmones. Esta deficiencia se contrarresta hasta alcanzar niveles casi normales cuando la madre ha consumido vitamina C.

Los investigadores confían en que su descubrimiento pueda ser aplicado en seres humanos. Sin embargo, los especialistas consideran que el uso de la vitamina C debe ser considerado como un último recurso, y la recomendación médica continúa siendo dejar de fumar durante, y preferiblemente antes, del embarazo.

«Mientras seguimos instando a las mujeres a que dejen de fumar, esto no siempre es posible», reconoció el doctor Michael Gravet. «Los datos sugieren que la vitamina C puede ser una importante arma para prevenir algunos de los daños que causa el fumar», agregó.

Sin embargo, no parece aliviar otros efectos negativos que causa el tabaco en los bebés, como un desarrollo anormal del cerebro y pérdida del peso corporal.

Una portavoz de la fundación británica National Childbirth Trust alertó de que «la evidencia muestra claramente que los efectos de fumar antes y después del nacimiento van en detrimento de la salud del bebé».