.

Un experto señala que el ser ama de casa es un factor de riesgo añadido debido a la desmotivación profesional que pueden sufrir

SEVILLA, 7 (EUROPA PRESS)

Uno de cada diez pacientes que acude a la consulta de su médico de cabecera durante las primeras semanas de entrada de la estación primaveral lo hace por cuadros de astenia, según apuntó hoy el vicepresidente de la Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria (Samfyc), Juan de Dios Alcántara, quien precisó que esta patología «se suele asociar con cuadros depresivos, irritabilidad, decaimiento generalizado e, inclusive, ausencia de interés sexual».

En declaraciones a Europa Press, Alcántara señaló, igualmente, que este tipo de disfunción «suele ser más frecuente en la mujer que en el hombre», ya que, según explicó, «hay más mujeres amas de casa que hombres y, desgraciadamente, este hecho es un factor de riesgo añadido para padecer astenia primaveral puesto que hablamos de un trabajo que está poco o nada reconocido profesionalmente, lo que induce a estados de baja anímica».

Con todo, dicho experto aclaró que estos cuadros clínicos «suelen desaparecer al cabo de dos o tres semanas de entrada de la primavera», un período de tiempo en el que la actividad fisiológica «se adapta al nuevo cambio climático y horario», añadió.

Respecto al uso de fármacos que palien estos síntomas, apuntó que «aún no se ha demostrado un medicamento que sea verdaderamente útil», al tiempo que desaconsejó en este tipo de casos el uso de los mismos, «ya que los aportes vitamínicos que requiere el cuerpo para un aumento de la vitalidad podemos obtenerlos de la propia ingesta de líquidos y alimentos».

En este sentido, explicó que la ingesta abundante líquido, «sobre todo de agua, leche y zumos, favorece el aumento de la presión arterial», lo que permite, precisó, «que uno de los factores asociados a la astenia, esto es la baja presión arterial, desaparezca o disminuya su efecto».

De igual forma, recomendó la práctica «diaria» de ejercicio físico, «fundamentalmente paseos matutinos de unos 45 minutos», además de «realizar algún tipo de deporte como natación, bicicleta o técnicas de relajación como el yoga».

En cuanto al mecanismo fisiológico que desencadena la astenia primaveral, Alcántara explicó a Europa Press que esta disfunción viene motivada «por una disminución de las betaendorfinas», esto es, las sustancias encargadas de la regulación del sistema bienestar-malestar, que al alterarse produce una sensación de decaimiento y agotamiento.

Según los expertos, la astenia puede tener un origen físico, que se suele manifestar a través de cansancio y debilitamiento corporal, o bien un origen nervioso, que se caracteriza por un especial cansancio a la hora de realizar cualquier actividad mental.