.

WASHINGTON, 11 (EP/AP)

Los pacientes cuyo pulso es demasiado rápido cuando están descansando y demasiado lento cuando hacen ejercicio tienen más posibilidades de morir de paro cardíaco súbito que aquellos cuyas pulsaciones se producen en sentido inverso, según un estudio de científicos franceses.

La investigación –considerada la primera acerca de ese tipo de muerte súbita en personas saludables– se limitó a someter a los sujetos a simples pruebas de estrés, como las que se aplican con frecuencia a los pacientes que sufren de problemas de corazón.

Los expertos señalaron que el resultado de las pruebas no significa que la gente sana deba someterse a pruebas rutinarias de ejercicio, pero agregaron que cuando los pacientes sean sometidos a estos exámenes, los médicos deberán estudiar el ritmo de sus pulsaciones para determinar si hay problemas cardíacos y no solamente buscar arterias bloqueadas como se hace ahora con frecuencia.

«Sabemos que hay gente que puede caer fulminada en cualquier momento», indicó un cardiólogo de la Clínica de Cleveland (Estados Unidos), el doctor Michael S. Lauer, que no estuvo involucrado en el estudio.

Si bien no hay prueba alguna de que una intervención rápida impida las muertes prematuras de estas personas, «yo arreglaría absolutamente todo lo que pueda arreglarse» a base de tratamientos médicos, agregó.

Esto incluiría administrar a los pacientes medicinas tales como aspirina y medicamentos para el control de la presión arterial y el colesterol, y recomendarles un programa de ejercicios para fortalecer el músculo cardíaco.

Este estudio, que aparece en la revista «New England Journal of Medicine» en su edición de mañana jueves, halló que el peligro de muerte súbita es cuatro veces mayor que lo normal en aquellos individuos cuyas pulsaciones son rápidas cuando están descansando y no lo suficientemente rápidas cuando hacen ejercicios.

La muerte súbita es el doble de lo normal en individuos cuyo corazón no redujo lo suficiente sus latidos al concluir las pruebas de ejercicios físicos. Los resultados del estudio son similares a los obtenidos previamente con pacientes cardíacos.