.

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

Los expertos alertan del aumento de la alergia en los últimos años. «Alrededor del 30% de la población padece algún tipo de alergia y la alergia ocular es una de las causas más frecuentes de consulta oftalmológica», explica el doctor Jesús Merayo, Investigador Principal del Instituto Universitario de Oftalmología Aplicada (IOBA) de la Universidad de Valladolid.

Según este experto, en la última década, la frecuencia de la alergia ocular se ha triplicado, debido, entre otros factores, a la contaminación industrial, a la exposición al humo del tabaco o de los motores diesel y a hábitos de vida que aumentan la sequedad ocular, como el uso de determinados fármacos o el empleo inadecuado de las pantallas de visualización de datos.

El doctor Merayo participa como ponente en el Simposio ¿Cómo tratar la alergia ocular SIN.?, organizado por Novartis Ophthalmics en el marco del V Curso-Coloquio de Avances en Alergología para Atención Primaria, que se celebra hoy y mañana en Madrid con el aval de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) y de la Sociedad Madrid-Castilla La Mancha de Alergología e Inmunología Clínica.

El objetivo del Curso, al que asisten alrededor de 350 médicos de Atención Primaria y médicos residentes de Alergología de la zona Centro, es, según el doctor Roberto Pelta, secretario del Comité de Rinitis y Conjuntivitis Alérgica de la SEAIC y Director del Curso, «la actualización de conocimientos sobre Alergología y sobre los nuevos avances de la especialidad a médicos de Atención Primaria, que desempeñan un papel fundamental en el diagnóstico de la alergia».

Evitar el factor desencadenante es el principal consejo para los pacientes con conjuntivitis alérgica. Según el doctor Merayo, «los pacientes con conjuntivitis alérgica estacional pueden tener algunas limitaciones en el desarrollo de sus actividades cotidianas debido a los síntomas de dicha patología, como enrojecimiento y picor ocular, fotofobia, lagrimeo y disminución de la agudeza visual. Esto empeora la calidad de vida de los pacientes, que tienen problemas para conciliar el sueño, trabajar delante de un ordenador, y hace perder horas de clase o de trabajo».