.

BARCELONA, 18 (EUROPA PRESS)

El distrito del Eixample de Barcelona inciará el próximo mes de junio un proyecto piloto con el objetivo de reducir las tentativas de sucidio causadas por la depresión entre sus habitantes, según anunció hoy la consellera de Salud de la Generalitat de Catalunya, Marina Geli.

La experiencia piloto, cuya inversión es de 200.000 euros, forma parte de un proyecto europeo impulsado por la Alianza Europea contra la Depresión en varios países –con un total de más de dos millones de personas– y en la que participa el Hospital de Sant Pau de Barcelona.

El proyecto se llevará a cabo en cinco áreas básicas de salud de la Dreta del Eixample, el Centro de Salud Mental de la zona, el Hospital de Sant Pau, el Servicio de Emergencias Médicas, los servicios sociales, las fuerzas de seguridad, las farmacias y los médicos forenses.

Los impulsores del programa señalaron que el programa, que si es eficaz se implantará en toda Catalunya, no se hace en el Eixample porque «haya más suicidios», sino «por la experiencia de coordinación que tienen los médicos de primaria y salud mental», según la directora de planificación sanitaria, Maria Lluisa de la Puente.

En Catalunya se produjeron un total de 483 muertes por suicidio en 2002, situación que es el doble de frecuente entre los hombres que las mujeres, según datos de la Conselleria de Salud. Supone la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 34 años, tras los accidentes de tráfico.

Los expertos calculan que en España se producen el doble de muertes por suicidio que por asesinato. Una de las principales causas que provocan esta situación es la depresión mayor. El 15% de depresivos acaban falleciendo tras sucidiarse, mientras que el 40% de enfermos lo intentan.

Cuatro de cada cinco depresivos, alteración más prevalente entre las mujeres, podrían curar su enfermedad si siguieran un tratamiento farmacológico adecuado. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que una de cada cinco mujeres sufrirá depresión, el doble que los hombres.

CAMPAÑA INFORMATIVA PARA DIVULGAR LA DEPRESIÓN.

La experiencia que se iniciará en el Eixample barcelonés «se abrirá en junio con una campaña informativa en prensa, televisión y radio, así como de banderolas que se colgarán en las farolas de la zona para divulgar lo que es la depresión», explicó el coordinador local del proyecto europeo contra la depresión, Víctor Pérez.

En la campaña informativa aparecen los rostros de una mujer y de un hombre con la mirada triste y con dos textos que rezan «triste, desesperado, culpable» y «Estás enfermo, la depresión nos puede afectar a todos y se puede curar».

El 23,7% de catalanes presentará a lo largo de su vida un trastorno mental y el 15,2% sufrirá una depresión. Sin embargo, de este millón de catalanes que se encuentra en esta situación, «el 40% no acuden al médico», según de la Puente.

Las estadísticas demuestran que de los 350.000 catalanes diagnosticados por depresión a través de sus médicos de cabecera, sólo 40.000 acaban realizando más de tres meses de tratamiento con psicofármacos.

AUMENTAR LA DETECCIÓN DE LA DEPRESIÓN.

Precisamente, en la segunda fase del plan, que durará dos años, se impulsará la formación de los médicos de primaria para aumentar la detección precoz de esta enfermedad, aunque en el caso de los doctores de atención primaria del Eixample «ya hay una larga experiencia en este tema», explicó Pérez.

Ante la posibilidad de que la divulgación de la depresión cause una avalancha de demanda en los ambulatorios, Pérez aseguró que «no tenemos miedo a ello» porque «de hecho esto es lo que perseguimos», dado que «el 40% de los depresivos no acuden al centro de salud», añadió.

NO CONFUNDIR TRISTEZA CON DEPRESIÓN.

Geli aseguró que el proyecto huye de la idea de transmitir que «todas las personas que están tristes tienen depresión», una enfermedad que aparece cuando esta situación «se cronifica». «Todos podemos estar tristes en algún momento pero tenemos factores de protección para superarlo», señaló.

Los síntomas claves de la depresión, que deben sufrirse durante más de dos semanas, son pérdida de interés, bajo estado de ánimo, pensamientos recurrentes de muerte, disminución de la capacidad de concentración, pérdida de peso, insomnio y sentimientos de culpa.

DETECCIÓN DE LA POBLACIÓN DE RIESGO.

La prueba piloto también implicará a todos los estamentos del distrito del Eixample para detectar personas con depresión o en riesgo de suicidio. Así, participarán farmacéuticos, colegios, clínicas, hospitales, asistentes sociales, agentes de los Mossos d»Esquadra y Guardia Urbana, según Geli.

La experiencia busca mejorar la coordinación entre los Centros de Atención Primaria (CAP) y los Centros de Salud Mental y mejorar la detección precoz de la depresión y de la población en riesgo de sucidio, explicó el director asistencial del Centro de Psicoterapia del Eixample, Joan Vegué.

PSICOTERAPIA PARA LOS QUE HAYAN INTENTADO SUICIDARSE.

Una de las novedades del plan es que las personas que hayan intentado suicidarse recibirán terapia psicológica individual o grupal por parte del sistema sanitario público, algo que «hasta el momento se hacía de forma esporádica» y que «ahora será sistemática», según Vegué.

Estas personas «recibirán un tratamiento psicológico durante varios meses y serán objeto de un seguimiento por parte de los especialistas», precisó.