.

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

La Consejería de Sanidad y Consumo de la Comunidad de Madrid está investigando los efectos de un fármaco (Rimonabant) que a la vez que permite dejar de fumar, con un porcentaje de éxito del 35 por ciento, controla la ganancia del peso que se asocia al abandono de este hábito.

Concretamente, es la Unidad Especializada de Tabaquismo de Sanidad y Consumo «Hermanos García Noblejas» la que ha dirigido en España el estudio, en el que han participado 600 fumadores europeos. Al parecer, al probar esta medicación -que se comercializará en nuestro país previsiblemente en 2007- la reducción de peso fue más acusada en personas que padecen sobrepeso, al actuar el fármaco como adelgazante.

Estos resultados fueron expuestos hoy en el I Symposium Internacional sobre Prevención y Tratamiento del Tabaquismo, inaugurado hoy en el Hospital Clínico San Carlos por la viceconsejera de Ordenación Sanitaria, Salud Pública y Consumo, María Inés López-Ibor.

Otros estudios mencionados en este encuentro profesional fueron los realizados en Estados Unidos con el fármaco Varenicline, que presenta un 50 por ciento de éxito en el abandono del tabaco. Precisamente la Comunidad de Madrid está participando en el Comité de Expertos Internacionales que dirigen los estudios sobre dicho fármaco, que llegará a España a finales de 2007 ó en 2008.

«FUMADORES RECALCITRANTES»

Entre las personalidades relevantes que acuden al Symposium destaca el doctor Fagerström, el inventor del test que lleva su nombre y que mide el grado de dependencia de la nicotina que tienen los fumadores.

Actualmente, la Consejería de Sanidad y Consumo realiza con el médico sueco una investigación sobre diagnósticos del tabaquismo que evalúen las motivaciones psíquicas del fumador. El objetivo es valorar los motivos por los que las personas fuman para actuar en función de estas conductas, sabiendo que hay dos modelos: el fumador que busca satisfacción y el que lo hace movido por la ansiedad.

Por otro lado, la Unidad Especializada de Tabaquismo está llevando a cabo algunos trabajos sobre «fumadores recalcitrantes», esto es, aquellos que fuman más de 30 cigarrillos al día y, tras haber intentando abandonar el hábito, ya no están dispuestos a dejarlo. Para este perfil de fumador se están estudiando los tratamientos de abandono del cigarro de manera paulatina como paso previo al abandono completo.

Se estima que en la Comunidad de Madrid, donde el 33 por ciento de la población fuma, el tabaquismo es causa del 16 por ciento de los fallecimientos. El objetivo del Ejecutivo autonómico es que para 2007 hayan dejado el hábito 200.000 madrileños voluntariosos.