.

BARCELONA, 24 (EUROPA PRESS)

Sólo uno de cada siete españoles que sufre un infarto cerebral es atendido a tiempo por un neurólogo, según los resultados de un estudio realizado en 92 hospitales de toda España y que ha impulsado el Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

El estudio, presentado hoy en Barcelona, señala que el 55,5% de españoles que tiene un ictus o infarto cerebral consigue llegar a urgencias dentro de las tres primeras horas de haber sufrido esta alteración y que sólo un 20% de éstos es atendido por un neurólogo.

El responsable del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la SEN, José Álvarez Sabín, aseguró hoy que tras el ictus, el cerebro «es capaz de conservar en vida sus células nerviosas durante un máximo de tres horas».

Así, la mortalidad y el grado de dependencia que puede sufrir la persona con infarto cerebral «se reduce a la mitad» si el afectado «es atendido antes de estas tres horas por un neurólogo», explicó este especialista.

Lo cierto es que una gran parte de las personas que superan un ictus, deben ingresar en un centro sociosanitario, creado para atender a enfermos con una larga convalescencia. «Si son atendidos a tiempo, esta probabilidad se reduce en un 80%», añadió.

El estudio asegura que el 16,4% de españoles llega a urgencias entre las 3 y las 6 horas después de haber sufrido el infarto cerebral, mientras que el 28,1% acude a una ayuda urgente pasadas las 6 horas.

LA MAYORÍA DE AFECTADOS NO SABE IDENTIFICAR UN ICTUS.

El principal motivo que justifica el hecho de que los afectados tarden en llegar a urgencias, es que «muchos de los afectados no saben identificar los síntomas del infarto cerebral» y «esperan demasiado para buscar ayuda médica», según Álvarez.

Pérdida de fuerza, dificultad al hablar, paralización de una parte del cuerpo, desequilibrio, pérdida de visión y un dolor de cabeza repetino son algunos de los síntomas del infarto cerebral, según el representante de la Sociedad Internacional del Ictus, José Larracoechea.

MÉDICOS QUE NO DETECTAN LA URGENCIA.

El estudio refleja que la mortalidad por ictus se triplica en el caso de que el afectado sea atendido por un médico que no sea especialista en neurología, según Álvarez, quien reconoció que «algunos médicos no detectan estos síntomas como algo urgente».

Así, el 2,9% de los afectados que son atendidos por un neurólogo en urgencias acaba falleciendo, frente al 8% de personas que sufren un infarto cerebrovascular y que buscan la ayuda de un doctor del servicio de urgencias que no es especialista.

El hecho de ser atendido por un neurólogo también afecta a las posibles complicaciones, así como al futuro nivel de dependencia del afectado. El 65,4% de personas atendidas por un especialista consigue valerse por si solo tras superar el infarto cerebral, frente al 52,3% del resto.

Larracoecha denunció que la atención del ictus en España es «muy inadecuada» y «aunque lleguen a tiempo no se atienden muy bien». Ante este hecho, hizo un llamamiento a las administraciones sanitarias para que «mejoren» la situación.

MAS UNIDADES DE ICTUS.

La petición de la SEN es aumentar la creación de unidades de ictus, áreas habitualmente situadas cerca de urgencias y atendidas por neurólogos y otros profesionales sanitarios donde el afectado por un infarto cerebral recibe un tratamiento rápido.

Actualmente en España hay un total de 18 unidades de ictus, siete de las cuales están situadas en hospitales catalanes. Según los cálculos de la SEN, en todo el territorio español deberían haber entre 80 y 90 unidades de este tipo, entre 12 y 14 en Catalunya.

Álvarez también insistió en la necesidad de que los hospitales tengan neurólogos de guardia para atender las urgencias que puedan llegar durante las 24 horas del día. «Son pocos los hospitales españoles que ofrezcan este servicio», lamentó.

En Catalunya, los hospitales Clínic, el Mar, Bellvitge, Germans Trias i Pujol de Badalona, Vall d»Hebron, Josep Trueta de Girona y Sant Pau de Barcelona tienen unidades de ictus, aunque «sólo en tres de estos centros hay un neurólogo de 24 horas», precisó.

En todo el mundo se producen cada año 15 millones de infartos cerebrales, una afeccción que supone la primera causa de mortalidad en la mujer, la tercera en el hombre y la principal causa de invalidez permanente en la edad adulta y el segundo motivo de demencia.