.

Abogan por realzar la «belleza de la piel blanca» para conseguir reducir los casos de melanomas por sobreexposición al sol

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

Los dermatólogos recomiendan, de cara a la temporada estival, que a los bebés menores de seis meses no se proteja del sol con cremas solares, sino con ropa y sombreros, mientras que a los niños mayores de esa edad conviene aplicarles, media hora antes de exponerse al sol, una crema con fotoprotección de 50 o superior y renovarla cuando salga del agua.

Así lo pusieron hoy de manifiesto, con motivo de la presentación del 33 Congreso Nacional de Dermatología y Venereología que se celebra en Salamanca del 2 al 4 de junio, el presidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología, José Luis Díaz Pérez, y el vicepresidente del comité organizador del Congreso, Pablo de Unamuno.

Según recalcó el doctor Pablo de Unamuno, la protección en los niños es muy importante, subrayando que los menores de tres años no deben tomar nunca el sol directamente.

Por su parte, el doctor Díaz Pérez aconsejó algunos mecanismos de protección para tener una piel sana, como hidratar o proteger la piel y utilizar filtros de la luz ultravioleta, aunque destacó que hay que tener más o menos cuidado según el tipo de piel de cada persona y las condiciones del entorno que la rodea.

AGRESIVIDAD DEL MELANOMA.

En este sentido, advirtió que el melanoma es el cáncer más agresivo, ya que la mitad de personas que tienen una melanoma de más de cuatro milímetros fallecen. No obstante, reconoció que las campañas de divulgación y prevención de los últimos años han permitido que aumente el número de melanomas pero no de muertes, al producirse un diagnóstico precoz.

Asimismo, abogó un cambio cultural en la sociedad para realzar la «belleza de la piel blanca», ya que si se evitasen sobreexposiciones al sol se lograría disminuir los índices de melanomas en unos años. A este respecto, aseguró que «el bronceado de la piel no es síntoma de belleza, sino un mecanismo de defensa de la piel ante la luz ultravioleta, que es nociva».

A su juicio, el único efecto beneficioso del sol es la síntesis de vitamina D, de la que se pueden aprovechar todas las personas simplemente paseando vestido durante diez o quince minutos.

INTRUSISMO Y COMPETENCIA DESLEAL.

Por otra parte, el doctor Díaz Pérez denunció hoy que la dermatología es la especialidad médica con más intrusismo y competencia desleal, y mostró su deseo de que la Admistración legisle para evitar el actual vacío legal.

De esta manera desaparecerían, según sus estimaciones, cerca del 70% de los láseres que se utilizan en muchos centros sanitarios, consultas y pequeñas clínicas por personas que no son profesionales cualificados para ello. «Sólo se legisla cuando hay muertos, pero los títulos no se obtienen por casualidad», añadió.

«Las enfermedades de la piel las deben tratar exclusivamente los dermátologos, que somos los únicos médicos especialistas con los conocimientos suficientes para hacerlo», concluyó.

El 33 Congreso Nacional de Dermatología y Venereología reunirá a más de 1.200 especialistas, que abordarán temas científicos de actualidad, como la patología dermatológica en los inmigrantes, los efectos secundarios de los nuevos fármacos biológicos, y los avances en el tratamiento del cáncer y del envejecimiento cutáneos.