.

Afirma que si su ingreso en prisión partía del Gobierno Zapatero, era una decisión «muy grave» por su condición de interlocutor

BILBAO, 27 (EUROPA PRESS)

El portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, explicó hoy que, tras tener conocimiento de su petición de encarcelamiento, preguntó si esa orden estaba avalada por el Fiscal General del Estado, para saber si el Gobierno secundaba esa decisión lo que, a su juicio, «pondría el incipiente proceso (de resolución del conflicto vasco) en unas dimensiones no deseadas por absolutamente nadie».

En declaraciones a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Otegi se refirió a la polémica surgida después de que a raíz de sus palabras durante su declaración ante el juez, que consideró «sacadas de contexto», hayan llevado al PP a instar al Fiscal General del Estado, Cándido Conde-Pumpido, a aclarar «por exigencia democrática» si está involucrado o no en una «negociación» con ETA. Este extremo ha sido negado por el Fiscal General, sobre lo que Otegi dijo estar convencido de que dice la verdad.

Otegi precisó que solamente preguntó al Ministerio Fiscal «una cosa». «Mire, -dijo- teniendo en cuenta que vivimos un momento muy delicado y que nosotros estamos haciendo una apuesta clara por la solución del conflicto y que, me parece que voy a tener bastante tiempo en la cárcel para hacer una análisis lo más exacto y riguroso posible de la situación, para después trasladárselo a mis compañeros de la Mesa Nacional, lo único que quisiera saber es si esta petición está avalada por el Fiscal General del Estado».

Según manifestó el dirigente abertzale, con ese dato solo quería extraer una conclusión para su análisis y era si el Gobierno español avalaba su encarcelamiento «porque eso pondría el incipiente proceso en unas dimensiones, pues no deseadas por absolutamente nadie». «Eso es lo que quería decir», añadió.

«FILTRACIONES»

Otegi dijo no saber que hubiera «filtraciones» sobre su declaración en la Audiencia Nacional, en la que dijo que «no hubo sorpresas». No obstante, apuntó que para su «sorpresa» y la de sus abogados, tuvo la intuición desde el inicio en las preguntas que le formularon de que iba a haber una petición «exagerada» contra su persona, por lo que cuando habló con familiares y amigos les dijo estar convencido de que iba a acabar en prisión.

«En ese contexto, -apuntó- cuando oí al Ministerio Fiscal, que obedece a una jerarquía, en la que está por encima el Fiscal General del Estado, que imagino recibe consignas e instrucciones del Gobierno, cuando escuché que la petición era de prisión comunicada, pero sin ningún tipo de garantía, sin fianza, etc, mis peores augurios me rondaron la cabeza. Sólo dije esta frase, algo parecido, pero sacado de contexto».

En este sentido, precisó que no se refería a Conde Pumpido «en términos personales, sino en términos jerárquicos». «Si el Ministerio Fiscal estaba pidiendo en una causa en la que todo el mundo estaba en libertad, mi encarcelamiento sin fianza, yo sólo quería saber si eso era un posición, en definitiva, que podía estar siendo sugerida por el Gobierno español».

Según señaló, si esto era así, esta decisión era «muy grave», porque «eso suponía que, evidentemente, cuando todo el mundo entiende que mi persona y el conjunto de militantes de la izquierda abertzale y de Batasuna tienen que ser interlocutores necesarios en un proceso que todavía es incipiente y no ha nacido, hacía mucho más grave la petición». «Pero en absoluto quise decir absolutamente nada del señor Conde Pumpido. Me refería a su condición jerárquica», insistió.

APUESTA POR ENCARCELAMIENTO

Así, aseveró que con su pregunta quería saber «una cosa muy simple, si el señor Zapatero estaba haciendo una apuesta por mi encarcelamiento, con todas las consecuencias políticas que se deriven de eso. Nada más».

Por otra parte, Arnaldo Otegi apeló al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, «a su condición de demócrata, de nieto de republicanos, de socialista, para entender que debe de ser reconocida, de una vez por todas, la nación vasca y su capacidad de decidir».

El portavoz de Batasuna señaló que el proceso de resolución del conflicto vasco «pasará por altibajos, será un proceso largo, complicado», pero se mostró convencido de que es un proceso «imparable, porque todo el mundo sabe que al final una solución democrática al conflicto de nuestro país con los Estados para por reconocer a nuestro país el derecho a decidir».

Este proceso, según dijo, hay que regularlo, pactarlo y consensuarlo entre fuerzas nacionalistas y no nacionalistas y, «en definitiva, eso lo que hace es dar una cierta garantía de que ese proceso se va a desarrollar».