.

((Embargado hasta las 19.30 horas de hoy))

BARCELONA, 30 (EUROPA PRESS)

La Conselleria de Salud y el Institut Catalá de la Dona (ICD) tiene previsto impulsar acciones de promoción de la salud para reducir el impacto de los trastornos mentales de las mujeres que cuidan de ancianos y discapacitados, según anunció hoy la consellera Marina Geli.

Bajo el título «Mujer y Salud», la consellera pronunció hoy en Barcelona una conferencia en la que desgranó las acciones sanitarias de su departamento desde la perspectiva de género, mejorando la sensibilidad hacia las mujeres y sus problemas de salud.

El 17,9% de la población europea mayor de 15 años sufre trastornos mentales –un 20% de las mujeres y un 15,6% en los hombres–, según un estudio epidemiológico europeo. Estas patologías afectan más a las mujeres y a la población de entre 18 y 34 años.

En las mujeres adultas, los trastornos más frecuentes son las alteraciones neuróticas, las psicosis afectivas, los trastornos de personalidad, depresiones y trastornos de comportamiento alimentario, como anorexia y bulimia, y los estados paranoicos, según Geli.

Para frenar esta situación, la Conselleria de Salud está diseñando un Plan Director de Salud Mental y Adicciones, que pretende «definir actuaciones de promoción de la salud mental dirigida a mujeres en riesgo, como cuidadoras de ancianos y discapacitados», precisó.

A través de este plan, la Generalitat también quiere mejorar la detección de estos trastornos mentales desde los Centros de Atención Primaria (CAP), así como desplegar programas de atención psiquiátrica y psicológica a las mujeres maltratadas.

Los centros de salud mental atendieron en 2003 a 31.393 menores de 18 años y 144.744 adultos que presentaban algún tipo de afección mental. Las mujeres representaban el 59,9% de los adultos atendidos y un 39,2% de los niños y adolescentes.

REDUCIR LA ANOREXIA Y BULIMIA.

Otros de los objetivos de la Conselleria de Salud son reducir el impacto de la anorexia y la bulimia entre las niñas y adolescentes, ya que estas patologías son uno e los trastornos más prevalentes en estos colectivos.

La intención de Salud es «promover el rechazo de las dietas atípicas, restrictivas e insanas» e «insistir en los peligros, especialmente en edades muy precoces, de reducir el peso», advirtió la consellera.

Reducir los embarazos no deseados en mujeres adolescentes, que se han duplicado en la última década, así como el impacto de las infecciones de Sida en mujeres es otra de las finalidades del departamento que dirige Marina Geli.

La consellera también destacó el impacto del tabaquismo entre las mujeres, que han aumentado su adicción al tabaco. Así, resaltó la futura Ley antitabaco que prohibirá fumar en centros de trabajo, así como el impulso de acciones para que los fumadores dejen de fumar.

Otros de los objetivos de la Conselleria de Salud son impulsar los tratamientos durante la menopausa y el cribado para detectar osteporosis en mujeres mayores de 65 años de edad y ampliar la detección rápida para varios tipos de cáncer.

LAS MUJERES TIENEN MÁS ENFERMEDADES CRÓNICAS.

La consellera señaló que «las mujeres viven más que los hombres», pero respecto a «su percepción de salud y la incidencia de enfermedades crónicas y discapacidades están en clara desventaja respecto a los hombres».

Según Geli, «los hombres presentan enfermedades más graves y fatales y, en cambio, las mujeres acumulan más problemas crónicos a lo largo de su vida».

La esperanza de vida de las mujeres era de 83,24 años en 2000, frente a la de hombres, que se situaba en los 76,49 años. Sin embargo, la media de años de vida libres de incapacidad era de 69 años en las mujeres.