.

ZARAGOZA, 30 (EUROPA PRESS)

La Universidad de Zaragoza coordina el proyecto HELENA (Healthy Lifestyle in Europe by Nutrition in Adolescence), en el que participan 25 grupos de investigación procedentes de diez países europeos, que tienen como objetivo valorar los patrones dietéticos y de actividad física y el estado nutricional de los adolescentes europeos, además de desarrollar un programa educativo y nuevos alimentos para mejorar la dieta de los adolescentes.

Así lo explicó hoy en rueda de prensa el coordinador del proyecto y profesor de la Escuela Universitaria de Ciencias de la Salud, Luis Moreno, quien señaló que el proyecto está financiado por el VI Programa Marco de la Unión Europea, cuenta con un presupuesto de casi cinco millones de euros y tendrá una duración de tres años, posiblemente prorrogables.

Los miembros del proyecto HELENA mantienen a partir de hoy y hasta el miércoles su primera reunión en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza para preparar el trabajo. «Vamos a trabajar con 3.000 adolescentes de 13 a 16 años, y nuestra intención es comenzar la valoración en septiembre de 2006», aclaró Moreno.

Los países elegidos para realizar el estudio son España, Francia, Suecia, Alemania, Grecia, Italia, Austria, Inglaterra, Bélgica y Hungría. En cada uno de ellos, se elegirá una ciudad –excepto en Grecia, que serán dos– de la que se tomará una muestra estadística de 300 adolescentes. En el caso de España, serán 300 adolescentes de Zaragoza los que se sometan a esta investigación.

«Realizaremos un cuestionario general, además de cuestionarios específicos sobre la ingesta de alimentos, actividad física y condición corporal», precisó Moreno. También se realizarán medidas bioquímicas y el perfil genético de los adolescentes, todo ello para «ver qué tenemos en común y en qué nos diferenciamos en cuanto a patrones de nutrición».UN PROYECTO PIONERO

La profesora de la Escuela Politécnica de Madrid Marcela González explicó, por su parte, que «se trata de un proyecto pionero, porque es la primera vez que se recaban este tipo de datos a nivel europeo». A juicio de González, «es una oportunidad para contar con valores fiables y poder compararlos entre sí, descubriendo los puntos flacos de cada país en materia de nutrición y sus caminos de solución».

«Hasta ahora no se han desarrollado herramientas de este tipo porque la población adolescente interesaba poco», pero con esta nueva investigación «podremos hacer propuestas a los adolescentes». De hecho, una de las partes del proyecto pasa por el diseño de nuevos alimentos que, a la vez que atractivos para los adolescentes, deberán ser saludables.

Entre los 25 grupos de investigación se encuentran cinco empresas. Precisamente cuatro de ellas se dedican a la fabricación de alimentos, mientras que la otra es una empresa de comunicación con sede en Bruselas. Las empresas alimentarias son una fábrica de aditivos, una empresa cárnica de Valencia y dos empresas suecas dedicadas a alimentos derivados de cereales y a alimentos saludables.

Destaca la participación, por parte de España, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la Universidad de Granada, y el grupo «Nutrición, Alimentación, Crecimiento y Desarrollo», acreditado por el Gobierno de Aragón y que integra a la Facultad de Medicina y a la Escuela Universitaria de Ciencias de la Salud.

Finalmente, el vicerrector de Investigación, Desarrollo e Innovación, José Ángel Villar, mostró su «satisfacción» por el apoyo a esta iniciativa por parte de la Universidad de Zaragoza, institución que firmó el contrato con la Comisión Europea, convirtiéndose por tanto en responsable legal del proyecto.

Afirmó, asimismo, que «es un proyecto importante e interesante», gracias al cual «podremos constatar el patrón de vida de nuestros adolescentes y establecer estrategias para mejorar su salud desde el ámbito de la nutrición», concluyó.