.

BARCELONA, 1 (EUROPA PRESS)

Un libro elaborado por la doctora Lucía Artazcoc denuncia la «falta de sensibilidad» de los médicos a la hora de tratar los problemas de salud de las mujeres y critica que a este colectivo no se le someta a una mayor exploración cuando acude al ambulatorio.

Durante la presentación del libro, titulado «La salud desde la sensibilidad de género», Artazcoc criticó que a los hombres «se les someta a más pruebas» mientras que a las mujeres «se les receta un ansiolítico, cuando puede haber una enfermedad detrás de su trastorno».

La doctora señaló la necesidad de introducir la sensibilidad de género en la medicina porque la salud reproductiva «no es la única diferencia entre hombres y mujeres» sino que existen diferencias «hormonales, en el metabolismo y en el aparato inmunológico», entre otras.

A título de ejemplo, comentó que en el caso del infarto de miocardio «a partir de los 55 años es tan frecuente en hombres como en mujeres» pero éstas últimas «presentan otros síntomas». «No tienen dolor torácico como los hombres pero sí mareos u otros síntomas», señaló.

Por ello, lamentó que en alguna ocasión la aproximación «limitada» hacia los problemas de salud de la mujer haya podido provocar «diagnósticos incorrectos».

En la misma línea, criticó que hasta hace 20 años los ensayos clínicos sólo se llevaran a cabo en hombres y los resultados se extrapolaran luego a las mujeres, lo que causó «efectos secundarios» en algunas de ellas. Así, comentó que la aspirina puede resultar efectiva para la prevención de infartos en el caso de los hombres pero no de las mujeres.

Del mismo modo señaló que las mujeres «son más vulnerables al virus del VIH por motivos físicos pero también porque en ocasiones ponen el amor por delante de la seguridad», por lo que precisan una atención médica específica.

Ante esta situación, el libro, que se enmarca en la colección de escritos del Institut Catalá de la Dona (ICD) «Quaderns del Institut», esta especialista remarcó la necesidad introducir la perspectiva de género «ya desde un principio» en los planes de salud de las administraciones y en la investigación médica.

LAS AMAS DE CASA CONSUMEN MÁS ANTIDEPRESIVOS.

La doctora también analiza en el libro el estado de salud mental de las mujeres que, según los últimos estudios, «es mejor en las mujeres trabajadoras que en las amas de casa», circunstancia que atribuyó al hecho de que estas últimas en ocasiones «se pueden sentir insatisfechas» y «tienen que cuidar a personas con dependencia».

Según esta especialista, las amas de casa «consumen más ansiolíticos y antidepresivos que las mujeres que trabajan fuera de casa».

Al acto de presentación asistió la presidenta del ICD, Marta Selva, quien destacó que el libro «propone nuevos elementos y aportaciones para que las políticas públicas incorporen instrumentos cada vez más eficaces».