.

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

La Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad, ha ordenado la suspensión de comercialización, a partir del 15 de junio, de veraliprida, fármaco indicado para el tratamiento de trastornos vasomotores y manifestaciones psicofuncionales de la menopausia.

Según informaron a Europa Press fuentes oficiales, este medicamento, comercializado en España como «Agreal», puede provocar en algunos casos reacciones adversas como depresión, ansiedad y trastornos de movilidad (rigidez, temblores o movimientos involuntarios).

A este respecto, el Sistema Español de Farmacovigilancia ha recibido diversas notificaciones de sospechas de reacciones adversas, algunas de ellas graves, de tipo neurológico (discinesia, trastornos extrapiramidales, parkinsonismo) durante el tratamiento, y psiquiátricas (depresión, ansiedad y síndrome de retirada) al finalizar un ciclo del tratamiento o suspenderlo.

Por este motivo, el Comité de Seguridad de Medicamentos de Uso Humano de la AEMPS ha reevaluado el balance entre beneficios y riesgos de veraliprida, recomendando que se suspenda su comercialización, que cesará el próximo 15 de junio.

No obstante, la AEMPS aconseja a los pacientes que actualmente se encuentren en tratamiento con este medicamento, que acudan a la consulta de su médico, ya que la interrupción del mismo no es urgente y debe realizarse de forma gradual, a criterio médico, con una mayor vigilancia en pacientes con antecedentes de cuadros de ansiedad o depresión.

ALERTA DE MEDICAMENTO ILEGAL.

Por otra parte, la AEMPS ha ordenado la retirada del mercado de un medicamento ilegal, «Cafeaspirin», presentado en su etiquetado como «complemento alimentario» y que no dispone de la autorización correspondiente.

En concreto, este producto se comercializa en envases de 80 cápsulas y contiene cafeína 200 mg; aspirina 200 mg; y clembuterol 15 microgramos, y no ha sido objeto de evaluación y autorización previa a su comercialización por parte de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, por lo que su presencia en el mercado es ilegal.

Además, la empresa comercializadora, Nova Labs, sita en Madrid, no está autorizada para la fabricación o comercialización de medicamentos, y las autoridades sanitarias de la Comunidad de Madrid han verificado que la dirección de su domicilio social no existe.