.

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

El estudio internacional «Direct» evalúa la eficacia de un fármaco hipertensivo para la prevención y tratamiento de la retinopatía diabética, la complicación más temida de la diabetes y la principal causa de ceguera en adultos en los países desarrollados, informó hoy AstraZéneca en un comunicado.

Los resultados basales del estudio, publicados en «Journal of the Renin Angiotensin Aldosterone System», revelan que el candesartán podría dotar a los médicos de un tratamiento eficaz frente a la retinopatía diabética.

Aunque los resultados finales no se conocerán hasta 2007, «en caso de que sean positivos se conseguiría un importante avance en la lucha frente al deterioro de la visión, ya que dotaría a los médicos de un tratamiento farmacológico eficaz para prevenir o retrasar la evolución de la retinopatía en los pacientes diabéticos», afirmó el doctor José Javier Mediavilla, coordinador del Grupo de Diabetes de la Sociedad Española de Medicina Rural y Generalista (SEMERGEN).

La retinopatía diabética es una de las principales causas de nuevos casos de ceguera en la población adulta de entre 20 y 74 años, según la Asociación Americana de Diabetes. Consiste en una alteración de la retina por una complicación microvascular de la diabetes, caracterizada por la presencia de fugas de sangre anormales de los vasos sanguíneos y por la oclusión de los mismos.

En España, aproximadamente 2.500 personas se quedan ciegas cada año por culpa de la diabetes, siendo la retinopatía diabética la tercera patología causante de deficiencia visual entre los afiliados a la ONCE.

Según el doctor Mediavilla, se estima que se podrían evitar el 90% de los casos de ceguera producidos por la retinopatía diabética optimizando el control glucémico de los pacientes, manteniendo un control estricto de la presión arterial y realizando exploraciones periódicas de fondo de ojo a los pacientes diabéticos.