.

BARCELONA, 7 (EUROPA PRESS)

El presidente del Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España, Manuel Alfonso Villa, reclamó hoy que el sistema sanitario público financie las prótesis y los empastes dentales para los ancianos «desfavorecidos».

La salud dental de los ancianos españoles «continúa siendo precaria» y se calcula que un 30% de ellos ya no tienen dientes, a causa de la caries y de las enfermedades periodontales, que inflaman y destruyen los tejidos que soportan la diente, señaló.

Villa apostó por «homologar el sistema básico de prestaciones dentales» que cubre la sanidad pública española y que es «desigual entre autonomías». Así, el País Vasco financia los empastes dentales hasta los 15 años, algo que no ocurre en otras zonas como Cataluña.

Defendió incluir en el catálogo de prestaciones básicas ciertos servicios dentales dirigidos a la población infantil, como es el caso de los empastes, y los tratamientos para eliminar las caries que surgen por la lesión de las glándulas salivales.

El presidente del Consejo General de Colegios de Odontólogos defendió la necesidad de financiar las denominadas placas de descarga, un tipo de prótesis que se colocan en la boca para tratar el síndrome de dolor disfunción.

Este síndrome «está provocado por un mal engranaje de los dientes y un problema de oclusión», por lo que quienes lo sufren «aprietan los dientes sin darse cuenta», lo que causa «dolores de cabeza y contracturas en el cuello», que son motivo de «baja laboral».

El presidente del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Barcelona, Josep Lluís Navarro, aseguró que el Gobierno catalán «está trabajando para incrementar las prestaciones dentales», aunque «es difícil porque hay un gran déficit sanitario».

Navarro rechazó la propuesta de la consellera de Salud, Marina Geli, de introducir dentistas de pago en los ambulatorios públicos, porque «ya hay una gran afluencia de clínicas privadas de odontología» y lo que «se requiere es un servicio de odontología público».

Los odontólogos aconsejan a la población española ir una vez al año al dentista para hacerse una revisión en la boca. Según una encuesta presentada hoy, el 68% de españoles sólo acude al dentista cuando tiene un problema o le duele la boca.

EL 10% DE ESPAÑOLES NO HA IDO NUNCA AL DENTISTA.

Un 10% de la población nunca ha asistido a una consulta odontológica y casi el 18% de españoles lleva más de tres años sin acudir al dentista.

Los habitantes de Ceuta y Melilla son aquellos que dedican menos cuidados a la atención bucodental, ya que más de un tercio de la población masculina y un 18% de las mujeres no han ido nunca al dentista.

A estas zonas geográficas le siguen Extremadura, Murcia, Andalucía y Canarias. En contraposición destacan las comunidades situadas en el Norte de la Península, como Asturias, País Vasco, Galicia, Navarra y La Rioja.

El 85,7% de españoles acude a consultas privadas odontológicas, el 3% se dirige a sociedades médicas y sólo el 11% de la población acude al sistema pública para resolver algunos problemas dentales, como la extracción de muelas que está financiada.

CAMPAÑA PARA EVITAR ENFERMEDADES GRAVES.

Para reducir las enfermedades periodontales, que afectan a la mitad de la población, y la caries, el Consejo de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos han lanzado una campaña de sensibilización para que la población acuda al dentista.

La iniciativa, que se llevará a cabo del 13 al 18 de junio, consistirá en encartar un test de preguntas en varios periódicos y revistas de alcance nacional para conocer el estado de los dientes de los españoles.

Los lectores que respondan al test deberán entregarlo al dentista y a cambio recibirán un libro de salud bucodental. El cuestionario incluye aspectos como la sensibilidad de los dientes al beber algo frío o la presencia de bultos en la boca durante más de 15 días.

Villa alertó que la existencia de bultos o llagas en la boca que duran más de dos semanas puede ser un punto de alerta de presencia de cáncer oral, trastorno del que se detectan al año entre 12 y 15 casos por 100.000 habitantes.