.

JAEN, 9 (EUROPA PRESS)

El 63 por ciento de los hogares y en el 55 por ciento de los establecimientos de hostelería no conocen las cualidades ni diferencian el aceite de oliva virgen extra del resto de aceites de oliva, según reveló el Panel de Alimentación del Ministerio de Agricultura correspondiente al año 2004.

En un comunicado remitido a Europa Press, el PSOE informó de que el citado estudio pone de manifiesto que durante el ejercicio 2004 el gasto total en alimentación en España ha sido de 74.752 millones de euros, un 7,7 por ciento más que en 2003, lo que supone un gasto de 1.292 euros per cápita.

La estructura del gasto conllevó que en aceite de oliva los consumidores gastasen 1.439 millones de euros, un dos por ciento sobre el total; con un consumo de 543,5 millones de litros, de los que el 82 por ciento se consumió en los hogares y el resto en los hoteles y en los establecimientos de restauración.

En España se consumió 21,2 litros de aceite per cápita durante el año 2004, de los cuales 9,4 corresponden a aceite de oliva; 7,1 a aceite de girasol y 3,5 litros al aceite de oliva virgen.

El presidente de la comisión de Agricultura del Congreso y diputado socialista por Jaén, José Pliego, advirtió de que «si queremos que la calidad sea el elemento definitorio del aceite virgen, hay que hacer un esfuerzo mucho mayor del que se está haciendo». «No podemos querer valorizar nuestro producto sin que el consumidor sepa por qué tiene que pagar más por un aceite de oliva virgen extra», señaló al respecto.

Según Pliego, esta tarea le corresponde principalmente al sector, como ocurre en el resto del comercio agroalimentario. «La actitud contemplativa del sector español de ver qué hacen los demás es impropia de una economía de mercado y está lastrando el futuro, que cada vez será mejor en términos de ventas y consumo, aunque no ocurrirá lo mismo con las rentas de los olivareros», apostilló.

El diputado socialista aseguró que las ayudas al aceite de oliva han tenido y están teniendo «innumerables» efectos positivos, pero han dejado al sector «como a la mujer de Loth», por lo que apuntó que «si no se reacciona pronto y con dinamismo, puede ser que a partir del año 2013, e incluso antes, los pequeños y medianos productores y el olivar menos productivo tengan problemas muy serios».