.

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

El Grupo Popular en el Senado consiguió hoy sacar adelante en la Comisión de Sanidad y Consumo, con la abstención de CiU y el rechazo del resto de grupos parlamentarios, una moción por la que se insta al Gobierno a la creación de un Plan Integral de Salud Buco-dental, dirigido a menores de 15 años, mayores de 65 y personas con discapacidad.

Según la moción aprobada, dicho plan será cofinanciado con las Comunidades Autónomas y contemplará, al menos, ortodoncias, empastes, prótesis, sellado de fisuras, consultas preventivas y revisiones, para obtener una atención sanitaria buco-dental completa, mejorando así la calidad de vida de estas personas.

En defensa de la moción, la senadora popular María del Pilar Fernández Pardo señaló que la salud buco-dental es una herramienta imprescindible en la mejora de la calidad de vida, tanto desde el punto de vista sanitario como social, subrayando que una correcta salud buco-dental capacita a las personas mayores a una buena masticación y, por tanto, a una mejor nutrición, a la prevención de enfermedades o, incluso, a una mejor comunicación.

Asimismo, indicó que la salud dental se va deteriorando desde la adolescencia hasta los 35 años, en un período en que los expertos consideran que la salud es «regular», mientras que de los 35 a los 65 años la salud se califica de «mala» y hasta el 30% de las necesidades no están atendidas. Finalmente, se estima que los mayores de 65 años tienen una «muy mala» salud buco-dental.

De igual forma, señaló que las personas discapacitadas, por sus características y patologías asociadas, necesitan especialmente de cuidados buco-dentales que, además, han de ser proporcionados en muchos casos con determinadas precauciones, bajo supervisión especializada y en instalaciones adecuadas.

Pese a la intención inicial por parte del PP de admitir sendas mociones de PSOE y PNV, los portavoces de los grupos parlamentarios no llegaron finalmente a un acuerdo sobre la moción transaccionada, por lo que todos los grupos se opusieron, excepto CiU que se abstuvo y propició que se aprobara la iniciativa.

El argumento común utilizado para su oposición a la moción por los senadores Inmaculada Loroño (PNV), Francisco Javier Castaño (PSOE), Félix Ayala (Coalición Canaria) y Ramón Espasa (Entesa Catalana) se centró en que el Plan Integral de Salud Buco-dental debe elaborarse en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, así como que debe contemplar el impacto económico que supondría para Gobierno y Comunidades Autónomas.

SEGURIDAD ALIMENTARIA.

Por otra parte, la Comisión de Sanidad y Consumo del Senado aprobó por unanimidad una enmienda del PP, transaccionada por PSOE, PNV, Entesa Catalana y CC, por la que se insta al Gobierno a que, a través de la Agencia de Seguridad Alimentaria y en colaboración con las CC.AA. y asociaciones de consumidores, siga desarrollando programas de prevención de toxiinfecciones alimentarias, haciendo especial incidencia sobre la salmonelosis.

Estos programas irán dirigidos, fundamentalmente, hacia los establecimientos de manufacturación, manipulación, transformación, restauración y transportes de alimentos, así como a los consumidores en general, haciendo especial esfuerzo en la información sanitaria pormenorizada en los distintos niveles de la cadena alimentaria.

Asimismo, la Comisión aprobó, también por unanimidad, sendas mociones presentadas por el PP y transaccionadas con el PSOE, sobre información en productos alimenticios de los beneficios del aceite de oliva, y sobre el apoyo a los enfermos de fibrosis quística.

En relación con la primera, se insta al Ejecutivo a apoyar en el seno de la UE la aprobación de la Propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre alegaciones nutricionales y de propiedades saludables de los alimentos, de manera que permita incorporar información sobre los beneficios del aceite de oliva, así como a realizar campañas que promuevan hábitos alimentarios saludables y el fomento de una dieta sana y equilibrada.

Por último, la moción aprobada sobre la fibrosis quística, se insta al Gobierno a que siga fomentando las líneas de investigación de la enfermedad a través del Instituto de Investigación de Enfermedades Raras del Instituto Carlos III, así como a promover con las CC.AA. un registro nacional de Fibrosis Quística.

También se pide al Ejecutivo que evalúe la pertinencia de recomendar la inclusión del cribaje de la fibrosis quística en los programas de detección neonatal de las diferentes CC.AA., y a incrementar los recursos destinados al diagnóstico y tratamiento de la enfermedad.