.

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

La población inmigrante, que supone un 8,4% del total, consume poco pescado y marisco lo que, junto al precio del pescado fresco, supone el principal obstáculo para el mercado de este producto, según la Asociación Española de Fabricantes y Distribuidores (Aecoc).

Más de 300 profesionales del sector entre proveedores y distribuidores, valoraron hoy el consumo de pescado en el «VI Seminario sobre Productos del Mar» que se celebra hasta mañana en Bayona (Pontevedra) y que ha sido organizado por la asociación.

Los profesionales estimaron que, aunque los españoles reconocen las virtudes del pescado y están preocupados por la dieta sana, el sector pesquero no se encuentra entre los mercados más dinámicos de la economía. En opinión de Aecoc, esto se debe a que el consumidor dispone cada vez de menos tiempo para comprar y cocinar, y estaría dispuesto a pagar más por un producto de valor añadido.

España tiene un dieta rica en proteínas, donde destaca especialmente el consumo de pescado, aunque existe una elevada concentración, ya que un grupo reducido de especies suponen el 63% del total del consumo nacional.

Por otro lado, los productos frescos pierden importancia dentro de lo que supone el gasto en productos básicos para el hogar, mientras que su comportamiento en precio es similar al resto de los sectores. Por su parte, el segmento de los congelados es el que presenta mejores resultados en términos evolutivos.