.

Unos 3.000 profesionales participan en A Coruña en el XL Congreso de la Sociedad Española de Medicina Intensiva

LA CORUÑA, 20 (EUROPA PRESS)

Entre 300.000 y 350.000 pacientes son atendidos al año en las Unidades de Cuidados Intensivos de los hospitales españoles, según indicó hoy el doctor LLuis Cabré, presidente de la Sociedad Española de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias, que hasta el miércoles celebrará en La Coruña su XL Congreso Nacional con la presencia de unos 3.000 profesionales.

En rueda de prensa, el doctor Cabré indicó que la estancia media de estos pacientes es de unos cinco días, aunque añadió que «esto varía en función de cada hospital y de la especialización de las Unidades de Cuidados Intensivos».

Los accidentes de tráfico son una de las principales causas de ingreso en estas unidades, en las que también se ven otros casos como enfermos con insuficiencias respiratorias agudas, pacientes coronarios o con un postquirúrgico de alto riesgo.

Respectos a los siniestros en la carretera, el doctor José María Campos, coordinador de la sección de bioética, señaló que antes las víctimas ingresaban con golpes menos fuertes, pero que la mayor potencia de los vehículos ha originado «que ahora lleguen al hospital en peor estado, son lesiones mas complicadas y más graves porque la inercia del golpe es mayor», explicó.

CASOS IRREVERSIBLES

Por otra parte, sobre aquellos enfermos para los que la medicina ya no puede ofrecer una solución, el doctor Campos afirmó que la decisión sobre lo que debe hacerse con el paciente no puede tomarla «en solitario» un especialista, sino que debe ser consensuada «por todo el equipo asistencial», indicó.

Este especialista, que cifró entre un 10 y un 12 por ciento la mortalidad en la UCI, señaló que debe valorarse «la utilidad o inutilidad del tratamiento» y tener en cuenta los propios deseos del paciente. Para los que han expresado su voluntad a través de un testamento vital, abogó por la creación de registro al que su puede acceder «para saber si el paciente tiene voluntades anticipadas, en ausencia de la familia más cercana», afirmó.

Manifestó también que la «obligación» del equipo médico «es ayudarlos a morir de una manera digna» y, en este sentido, señaló que la medicina actual «tiene métodos para que la gente muerta tranquilamente, sin dolor».Recordó también que los hospitales tienen protocolos de actuación para estos casos.

En el congreso, que se clausurará el miércoles, se analizará los avances en medicina intensiva como las modalidades ventilatorias emergentes y se abordarán cuestiones como el daño pulmonar agudo tras la lesión cerebral o el abordaje del infarto agudo de miocardio.