.

Asegura ponerse moreno «es nocivo para la salud porque se expone al cuerpo a algo que es malo»

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

El dermatólogo del Hospital 12 de Octubre, Javier Ortiz de Frutos, afirmó hoy que «las piscinas y las playas deberían estar cerradas entre las doce y cuatro de la tarde durante el verano, porque es el momento durante el cual hay máxima irradiación ultravioleta del tipo B, que es la más dañina».

En declaraciones a Europa Press Televisión, recalcó también que ponerse moreno es «nocivo para la salud». Así, apuntó que «será bonito o será feo, eso es una cuestión de modas, pero desde el punto de vista de la salud es nocivo porque se expone al cuerpo a algo que es malo».

A este respecto, añadió que «el moreno es una actitud defensiva de la piel ante la agresión que supone la luz». Además, diferenció entre el moreno que se puede adquirir al «hacer actividades al aire libre» y el ponerse moreno «como objetivo básico del verano».

Por otro lado, recordó que «niños y ancianos» son los grupos que más deben protegerse de la luz solar, porque estos colectivos «tienen más probabilidades de deshidratación por golpe de calor que el resto de la población».

Ortiz de Frutos señaló que «es importante que se les hidrate, que estén lo más frescos posible, eviten el sol y utilicen ropa adecuada, de algodón o de fibras naturales», al tiempo que destacó que «los niños menores de tres años no deberían exponerse nunca a la luz solar de forma directa».

Asimismo, recalcó que «el 90 por ciento de los problemas son provocados por la propia luz ultravioleta», por lo que recomendó hacer de la fotoprotección una «estrategia integrada». «Las cremas son parte de esa estrategia pero la otra parte consiste en usar la sabiduría popular, que dice que nadie debería salir a mediodía» y que siempre dijo que «nadie en su sano juicio salía sin sombrero o gorra y no intentaba exponerse al sol para ponerse moreno».

Finalmente, recordó que la exposición al sol tiene «efectos a corto plazo, como la quemadura solar, reacciones inflamatorias» que son conocidas popularmente como «alergia al sol». A largo plazo los problemas son «mucho más serios e importantes, como puede ser el cáncer de piel».