.

COPENHAGUE, 21 (EP/AP)

Un nuevo estudio indica que las mujeres que se quedan embarazadas con óvulos donados son más proclives a sufrir abortos espontáneos y peligrosas subidas de presión sanguínea que aquellas otras que están en tratamiento de fertilidad con sus propios óvulos.

En un estudio presentado este martes en la reunión anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana, científicos coreanos han informado de que el riesgo es incluso mayor si el óvulo donado procede de una mujer que no tenía parentesco con el paciente.

Los expertos opinan que este mayor riesgo es debido al hecho de que los óvulos transplantados, al igual que los órganos o el tejido trasplantado, no son genéticamente idénticos que el receptor y probablemente despierte al sistema inmune.

La placenta formada tras la donación del óvulo puede tener más elementos extraños y desencadenar respuestas anromales por parte de la madre gestante, que podrían resultar en complicaciones tales como el aborto natural o la hipertensión.

El estudio, dirigido por el doctor SunHwa Cha de la Sungkyunkwan University School of Medicine en Seúl (Corea del Sur), 61 mujeres gestantes con óvulos donados fueron comparadas con un grupo de embarazadas mediante tratamiento convencional de fertilidad.

Los casos de hipertensión se produjeron en un 12,5 por ciento en mujeres con ovulso donados, frente a un 3,7 por ciento entre la smujeres fertilizadas con sus óvulos. Este problema era dos veces más común en el caso de que el óvulo hubiera sido recibido de una hermana, pero más de cinco veces superior en el caso de que el óvulo procediese de alguién ajeno a su familia carnal.