.

Instan a la sanidad pública a que incorpore este nuevo tratamiento «que acorta la estancia hospitalaria y los costes económicos»

SEVILLA, 23 (EUROPA PRESS)

El 80 por ciento de los pacientes con problemas de hernias discales, artrosis, tendinitis, fibromialgias, alzheimer, asma o demencia senil, entre otras enfermedades, mejoran sensiblemente sus cuadros patológicos gracias al empleo de la ozonoterapia, una técnica que viene empleándose desde 1995 y que utiliza el ozono para oxigenar la sangre o infiltrándolo directamente mediante una aguja en el disco lumbar dañado, según apuntaron hoy los expertos que integran el Instituto Andaluz de Ozonoterapia.

En rueda de prensa en Sevilla para hacer balance de los cinco años de puesta en marcha de este organismo interdisciplinar, el profesor titular de Neurocirugía de la Facultad de Medicina de Sevilla y neurocirujano de la Clínica Fátima, Manuel Murga, se refirió así al empleo de una técnica «mínimamente invasiva» y que, en el caso de las hernias discales, «sólo requiere de anestesia analgésica» –el paciente permanece despierto en todo el proceso–.

Según explicó este experto, quien instó a la la sanidad pública andaluza a que incorpore este nuevo tratamiento, «ya que que acorta la estancia hospitalaria y los costes económicos», la ozonoterapia en el tratamiento de la discólisis actúa de forma que destruye el fragmento del disco herniado, «gracias a la modificación de los radicales libres de oxidación, por lo que elimina el dolor».

En este sentido, el también neurocirujano de la Clínica Fátima Antonio Albarreal señaló que un 85 por ciento de los pacientes tratados con ozono para la hernia discal se beneficiaron de esta técnica «sin recurrir a la técnica convencional invasiva».

En la misma línea, el especialista en Patología Laboral y cirujano ortopédico de la Clínica Fátima Antonio de la Cuesta abogó por el uso de esta técnica, ya que, según argumentó, el dolor y la limitación de la movilidad «desaparecen casi por completo», al tiempo que dijo que su uso «no impide pueda compaginarse con otros tratamientos a base de fármacos antiinflamatorios o analgésicos».

Por su parte, el anestesiólogo José Baena recomendó la aplicación de la ozonoterapia para el tratamiento de enfermedades tan dispares como el parkinson, la artritis, el asma, las cefaleas, la psoriasis o ciertos tipos de herpes.

AUTOHEMOTERAPIA

Para estos casos, dicho experto abogó por la técnica de la autohemoterapia, consistente en extraerle al paciente sangre para, a continuación, tratarla con una mezcla de oxígeno y ozono fuera del organismo. «Se trata de ozonizar la sangre en el exterior y más tarde volverla a transfundir al individuo para que surta un efecto beneficioso», aclaró.

Según este experto, co-fundador del Instituto Andaluz de Ozonoterapia, las 14 unidades de autohemoterapia que existen en España arrojan una casuística de éxito «altamente favorable para múltiples procesos patológicos».

Así, indicó que de los 155 pacientes con problemas vasculares periféricos tratados con autohemoterapia «el 75 por ciento dijo sentirse bien después de varias de estas sesiones», indicó que la media oscila entre 10 a 12 sesiones por paciente, dependiendo del tipo de patología.

En la misma línea, destacó que un 85 por ciento de los 49 pacientes sometidos a autohemoterapia para tratar su diabetes manifestó que se sentían mejor, una mejoría que en el caso de las fibromialgias «alcanzó al cien por cien de los pacientes».

INTRUSISMO

Con todo, Baena hizo un llamamiento para que este tipo de pacientes «sepan a que centros acuden, ya que hablar de ozono no es hablar de milagros». Al hilo de ello, alertó de «ciertas prácticas de paramedicina que ejercen algunos establecimientos dedicados a la esteticien y que ofertan entre sus servicios estas prácticas por el simple hecho de que han adquirido una máquina de ozonoterapia».

En cuanto al coste de estos tratamientos, el doctor Murga sostuvo que para la intervención de la hernia discal «no se alcanzan los 3.000 euros», una coste que le llevó a pedir su inclusión en la cartera de servicios de la sanidad pública andaluz «como ya lo está en la sanidad pública de Canarias».