Hasta un 80 por ciento de los enfermos de cáncer desarrollarán algún grado de desnutrición, según expertos

ZARAGOZA, 23 (EUROPA PRESS)

Entre el 40 y el 80 por ciento de los enfermos de cáncer desarrollará algún grado de desnutrición, además de que la desnutrición es un factor que contribuye al 50 por ciento de las muertes causadas por cáncer.

Así se desprende de las conclusiones del libro «El Problema de la Nutrición en Oncología Clínica», presentado en el marco del Congreso de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), que se celebra estos días en Zaragoza.

Se trata de una obra dirigida por Eduardo Díaz-Rubio, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, y coordinada por José Ángel García Sáez, médico adjunto del Servicio de Ontología del mismo hospital, en la que participan más de 40 expertos de toda España.

Según precisan estos especialistas, «aunque la alimentación artificial es una alternativa para mantener un adecuado estado nutricional, siempre debe intentarse la alimentación oral». En esta línea, muchos de los expertos instan a que exista una coordinación multidisciplinar en el cuidado nutricional del enfermo oncológico.

El libro pretende llamar la atención sobre la importancia que tiene el mantener un adecuado estado nutricional de los enfermos en las distintas situaciones clínicas, garantizando una asistencia médica integral de calidad.

Editado con la colaboración de Abbott Laboratories S.A., recoge, entre otros aspectos, que el apoyo nutricional precoz puede mejorar la supervivencia, la calidad de vida y la respuesta a los tratamientos.

RECOMENDACIONES NUTRICIONALES

Las diversas recomendaciones nutricionales que realizan los autores van desde consejos dietéticos, hasta soportes nutricionales orales, preferiblemente aquellos que tengan una evidencia científica.

«Un paso más dentro del soporte nutricional es la posibilidad de utilizar distintos nutrientes para estimular el sistema inmune y corregir los trastornos metabólicos producidos en el organismo en el síndrome de caquexia tumoral», precisan. Los más importantes son los ácidos grasos omega-3, como por ejemplo el ácido eicosapentanoico (EPA).

Diversos datos clínicos defienden el suplemento EPA para suprimir los cambios metabólicos asociados con el cáncer y estabilizar el peso. Su administración junto con proteínas y calorías suplementarias no sólo promueve la ganancia de peso sino también la restauración de tejido magro y un aumento de la funcionalidad y calidad de vida de los pacientes, precisan los especialistas.

PÉRDIDA DE PESO

La pérdida de peso afecta a la actividad física, a la capacidad de tolerar y responder al tratamiento, así como a la imagen de uno mismo. Entre los daños que causa en la calidad de vida del paciente se encuentra el agotamiento, la tristeza, una disminución de la capacidad para trabajar, incapacidad para disfrutar de placeres sencillos y el incremento del sentimiento de aislamiento.

Prevenir y combatir la pérdida de peso causada por el cáncer, mejora la calidad de vida de los pacientes y su capacidad para luchar contra la enfermedad, agregan los expertos.

La pérdida de peso puede deberse a factores mecánicos (cuando el tumor es la causa directa, por obstrucción), metabólicos (cuando impide la absorción de los nutrientes), o a efectos secundarios del tratamiento de quimioterapia o de radicación (nauseas, vómitos y aversión a la comida).

DESTINATARIOS DE LA OBRA

La obra está dirigida a profesionales de la oncología clínica para concienciar a este grupo de la trascendencia del problema de la nutrición en los pacientes con cáncer y contribuir al mejor conocimiento de la fisiopatología de los problemas nutricionales.

A lo largo de sus 16 capítulos aborda desde la epidemiología del estado nutricional en los pacientes con cáncer, a los efectos de los distintos tumores respecto de la caquexia y la anorexia habituales en esta enfermedad.

Analiza también las diferencias de la nutrición oral respecto de la enteral o parenteral, y a partir del capítulo 9 incluye casos prácticos para el manejo de situaciones específicas como son el cáncer de cabeza y cuello, el de esófago y páncreas, los pacientes ancianos o los que están siendo sometidos quimioterapias de intensificación. Estos últimos, suelen sufrir la desnutrición de forma más severa y precoz.

Los últimos capítulos se reservan para hacer recomendaciones para una nutrición saludable en prevención primaria y reflexionar sobre la investigación clínica y las perspectivas futuras que hay en este campo.

Quienes duermen bien tienen un riesgo de insuficiencia cardíaca mucho menor

Los adultos con los patrones de sueño más saludables tenían un riesgo 42% menor de insuficiencia cardíaca en un nuevo estudio, independientemente de otros...

Bombas de agua: ¿cuál escoger?

Las bombas de agua pueden ser de gran ayuda en multitud de ocasiones y se convierten una herramienta de gran utilidad en casa, en...

Jardín orientado, tradición y esoterismo

La orientación de un jardín es un factor importante para garantizar el crecimiento de determinadas plantas sometidas a los vientos locales, a las humedades...

Diabetes del gato, la dedicación más dulce

Los gatos domésticos sufren la diabetes como los humanos. Aunque nos cueste creerlo, las complicaciones de salud que surgen alrededor de esa dolencia y...

Couland de chocolate negro, delicatessen total

Hoy proponemos en nuestra receta de cocina un postre exótico, atractivo, laborioso de confeccionar, pero entretenido de montar. Un couland de chocolate negro con...

Causas de un ladrido excesivo

A la mayoría de los propietarios de perros, sobre todo aquellos que viven en casas, les interesa que sus perros ladren ante la presencia...