.

Entre las actividades para acercar a las familias, señala realizar una visita a los trabajos de sus padres

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Pedro Nuñez Morgades, invitó hoy a los padres de niños menores a que aprovechen este periodo de vacaciones estivales para los escolares a «romper la indiferencia habitual en las relaciones familiares» y les recomendó «pactar un modelo de convivencia» para evitar conflictos en los hogares.

Según Morgades, las vacaciones son un «momento diferente y apasionante que no se debe desaprovechar para escuchar a nuestros hijos, conocerlos mejor y hacer que se sientan importantes tomando parte en las decisiones de la familia».

Dentro de esas decisiones que se les pueden consultar, están cuestiones referentes a cómo dedicar el tiempo libre del que disponen en este periodo. El Defensor recomendó la práctica de deporte, hacer excursiones para estar en contacto con la naturaleza, la lectura de libros o cuentos, etc., como actividades recomendables para estos días con las que se consigue «romper con la rutina».

Asimismo, destacó la buena ocasión que supone para «romper con las niñeras electrónicas -televisión, consolas, ordenadores- y que los padres sean quienes ocupen ese papel, viendo la tele o jugando al ordenador con los hijos para enseñarles buenas prácticas».

LLEVAR A LOS HIJOS A LOS CENTROS DE TRABAJO DE LOS PADRES

Otra de las posibilidades que recomendó Nuñez Morgades para llenar este tiempo libre para los menores es la de llevarles a que conozcan los lugares donde trabajan sus padres y así «que comprendan mejor donde pasan el tiempo y a qué se dedican».

A su juicio, también resulta positivo llevarles a visitar a familiares a los que no ven con frecuencia o que ni siquiera conocen para «que les cojan cariño y conozcan de dónde vienen sus raíces».

A la hora de realizar viajes, pidió la máxima precaución «nó solo cuando los niños viajen en el mismo vehículo que los padres, sino también cuando éstos van solos, porque en caso de accidente, esos niños pueden quedar huérfanos».

En el caso de aquellos que hayan suspendido alguna asignatura, recordó la necesidad de «pactar con ellos un tiempo de estudio, pero sin hacerlo incompatible con cualquiera de estas otras actividades».

Y por último, aconsejó a los padres para aprovechar este periodo para comer con los hijos y enseñarles buenos hábitos a la mesa, con lo que se previenen enfermedades como la anorexia, la bulimia o la obesidad «que cada vez aparecen a edades más tempranas».

PRECAUCIONES EN LA PISCINA

Los baños en la piscina o en el mar son una de las formas más habituales de llenar el tiempo en compañía de los menores. A este respecto, el Defensor subrayó la importancia de que a los niños se les enseñe a ser precavidos para evitar accidentes que todos los años se cobran vidas.

Para ello, desde la Oficina del Menor se han editado una serie de folletos ilustrativos en los que se enseña cómo disfrutar de un día de piscina divertido y sin accidentes. Esperar a hacer la digestión para meterse al agua, no jugar al borde de la piscina, saber en todo momento la profundidad para no provocarse lesiones al tirarse,… son algunas de las recomendaciones que se incluyen.