.

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

La Confederación de Consumidores y Usuarios (Cecu) recomienda que en el caso de que se sufra el robo de una tarjeta de crédito o de débito así como las operaciones fraudulentas que se hayan podido realizar debe notificarse a la entidad bancaria y a las autoridades con la mayor brevedad posible y siempre por escrito, aunque se realice una primera llamada para anular la tarjeta.

Esta es una de las múltiples recomendaciones que Cecu está realizando de cara a la utilización de tarjetas de crédito en verano, entre las que destacan que al pagar en establecimientos se debe exigir que la operación de cobro se realice delante del titular de la tarjeta para evitar duplicados, por ejemplo.

También sugiere que nunca se lleven junto a las tarjetas el número Pin y que se evite que ese número coincida con el DNI o las fechas de nacimiento de modo que, aunque ese número debe ser fácil de recordar, no pueda entresacarse de la documentación que se lleva en la cartera o junto a otras tarjetas.

La Cecu recuerda que hay que tener especial precaución con los cajeros situados en la calle ante la posibilidad de ser atracados o de que alguien vea el número Pin. Es recomendable tapar la mano con la que se marca el código para que nadie que esté situado a nuestra espalda pueda ver el número que se teclea.

Esta asociación recuerda que hay que tener cuidado con las personas que ofrezcan su ayuda si se tiene algún problema a la hora de utilizar la tarjeta, ya que en ocasiones pueden aprovecharse de ello, ya que algunos delincuentes trucan el cajero y ofrecen su ayuda quedándose, en ocasiones, solos con la tarjeta lista para operar.

Por último, subraya que las entidades financieras han reaccionado «rápidamente» al fallo de seguridad que dejó al alcance de delincuentes informáticos la información de más de 40 millones de tarjetas, pero insta a revisar el estado de las cuentas e informar a la entidad bancaria de cualquier actividad fuera de lo normal.