.

OVIEDO, 29 (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Sanidad y Consumo y las Comunidades Autónomas han alcanzado un acuerdo sobre comedores escolares para prevenir la obesidad infantil, fomentando hábitos saludables de alimentación entre los alumnos y ofreciendo dietas equilibradas desde el punto de vista nutricional.

Así quedó de manifiesto tras la reunión en Oviedo del Pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que estuvo presidido por la ministra de Sanidad, Elena Salgado.

El acuerdo, enmarcado dentro de la Estrategia NAOS, recoge una serie de recomendaciones para los servicios de comedor de los colegios, de manera que Ministerio y Comunidades Autónomas se comprometen a elaborar las disposiciones normativas precisas para su regulación.

Así, los menús serán programados, con la supervisión de las autoridades, deberán tener en cuenta la edad y la actividad física del alumno; el balance en el aporte calórico de los macronutrientes, de forma que el menú no resulte hiperproteico ni hiperlipídico; las características y costumbres gastronómicas de la zona, y los distintos procedimientos de preparación que salvaguarden el valor nutricional de los productos.

Además, se ofrecerán menús adaptados para aquellos alumnos que, por problemas de salud, intolerancia a algunos alimentos u otras circunstancias debidamente justificadas, requieran un menú especial.

Por otra parte, se pondrá a disposición de los padres la programación de los menús de la forma más clara y explícita posible y, siempre que sea posible, se les facilitará una guía u orientaciones de menús complementarios para las comidas no realizadas en el centro, potenciándose así esta labor educativa en el ámbito familiar.

Igualmente, las administraciones fomentarán la formación específica del personal docente o del personal específico contratado que participe en las tareas de atención y supervisión del alumnado en los comedores, para que puedan detectar y prevenir posibles problemas de salud ligados a la nutrición.

Para su territorio de gestión, el Ministerio de Sanidad ya ha elaborado un proyecto de normativa en el que, además de los puntos anteriormente expuestos, incluye también la prohibición de instalar en los colegios máquinas expendedoras de alimentos o bebidas que dispensen productos con un alto contenido en sales, azúcares o grasas. También se recalca que los menús que deban ser adaptados a aquellos alumnos que lo justifiquen debidamente incluirán también las creencias religiosas como uno de los criterios de adaptación.

REAL DECRETO DE HEMODONACIÓN.

Por otro lado, el Ministerio de Sanidad y Consumo presentó hoy a las Comunidades Autónomas el proyecto de Real Decreto por el que se establecen las normas de seguridad, los requisitos técnicos y las condiciones mínimas de la hemodonación y de los centros y servicios de transfusión de sangre.

Esta norma incorporará al ordenamiento jurídico dos directivas europeas por las que se establecen normas comunes para garantizar los mismos criterios de calidad y seguridad en la UE en todo el proceso transfusional (desde el donante hasta el receptor).

De esta forma, y al existir esos criterios uniformes de seguridad y calidad, se podrá autorizar, siempre que sea necesario, la libre circulación de productos destinados a la transfusión entre Estados miembros de la UE y, además, se conseguirá aumentar la confianza de los ciudadanos ante los procesos de transfusión al incrementarse la seguridad de los productos.

Con el fin de facilitar la aplicación de las directivas y la adecuada coordinación y homologación entre Comunidades Autónomas, el Real Decreto prevé la creación de un Sistema Nacional para la Seguridad Transfusional.

Además de estos asuntos, Elena Salgado informó en el Pleno del Consejo Interterritorial sobre la actividad que la Comisión Permanente de Farmacia ha mantenido a lo largo del último trimestre, y sobre asuntos internacionales como el desarrollo de la 58 Asamblea Mundial de la Salud, celebrada el pasado mes de mayo en Ginebra.

La ministra también informó sobre el último Consejo de Ministros de Salud de la Unión Europea, celebrado en Luxemburgo el 2 y 3 de junio, en la que se adoptó el compromiso de la UE en la lucha contra el VIH/sida, con la promoción de un comportamiento y unas prácticas sexuales más seguras y responsables, incluyendo el uso del preservativo.

Por otro lado, se acordó la creación en el seno del Consejo Interterritorial de una comisión de seguimiento sobre asuntos europeos en la que participarán tres representantes de las Comunidades Autónomas, además de representantes del Ministerio de Sanidad y de la Representación Permanente de España ante la UE.